La cura para mi locura nocturna es desayunar con mamá y papá!