Página/12 se caga de risa de aquellos trabajadores que pagan ganancias.