Dios no nos ha dado espiritu de Cobardia, Sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7