Que nada entorpece al otoo ni al agua para seguir su curso por las riberas y el viento