En Londres 38 la portada de El Mecurio que nunca verán: