Más repugnancia me dan, no los toreros, sino los que disfrutan de su "espectáculo" Excrementos de la evolución!