Dejarse llevar, perderse en uno mismo y desgastar la vida de camino en camino.