Story Of My Life.

@Keepmyfate

Cada persona es una nueva puerta a un mundo diferente.

#THE #BOY #BEHIND #THE #POSTERS
#CAPITULO #63

— ¿A dónde crees que vas? —Emma me tomo del brazo y me hizo dar la vuelta entonces me encontré con Felipe y ella ambos cruzados de brazos
—Por ahí —levante los hombros
—Tú no vas a ningún lado —Felipe me tomo de la cintura y me puso sobre su hombro
—Que te pasa suéltala —Anthony intento entrometerse
—Adiós Anthony —Emma le dijo y Felipe empezó a caminar conmigo hacia el auto
—Felipe bájame por favor —rogué sintiendo como se me devolvía todo
—No hasta que lleguemos al auto —sonó serio
—¡Voy a vomitar! —grite y Felipe prácticamente me lanzo al suelo
—Oh no —Emma tomo mi cabello antes de que de mi cuerpo saliera todo el alcohol que había bebido esa noche.
—Tranquila sácalo todo —Emma me reconforto
—No quiero ver esto —Felipe dijo con asco y lo vi subir al auto
—Quiero ir a casa —pedí sintiéndome como todo me daba vueltas
—No puedo dejarte así en tu casa tu madre nos mataría, iremos a la mía —Emma indico ayudándome a subir al auto, lo último que recuerdo de esa noche es que con ayuda de Em me recosté en la silla trasera del auto y entonces todo se volvió negro.
Al siguiente día la cabeza me dolía como si me la hubieran atravesado de lado a lado, mire a mi alrededor esta no era mi habitación entonces sentí la tibieza de un cuerpo junto al mío me asome sobre las cobijas y me encontré a Emma durmiendo plácidamente.
Como pude me levante de la cama y me dirigí al baño justo antes de que mi estomago quisiera eliminar los últimos residuos de alcohol de mi cuerpo entonces vomite por largo tiempo en el inodoro tome algo de crema dental en mi dedo índice e hice un intento de cepillarme los dedos.
—Emma muero de sed —le dije moviéndola suavemente
—______ no fastidies ve a la cocina —se limito a decir y se cubrió con todas las cobijas
Tome mi teléfono y baje lentamente las escaleras no quería despertar a nadie, sentía la boca seca y mi cuerpo apenas y respondía a dar pasos hacia adelante apenas llegue a la nevera saque el jugo y no me detuve a buscar un beso bebí de la botella y logre sentirme mucho mejor aunque tuve que sentarme en el suelo y recostarme el frio de la baldosa me aliviaba un poco.
Suspire necesitaba volver a casa así que le deje una nota a Emma para que no se preocupara, sali de su casa y tome un taxi el sol aquel sol hermoso y resplandeciente que acariciaba con fervor el cielo de Sidney ahora era mi peor enemigo, en el instante en que mis ojos se encontraron con el quise morir la cabeza me reventó por dentro y me sentí un poco mareada.
Al llegar a casa no quería ver a nadie así que entre con cautela teniendo cuidado de no hacer ni el mas mínimo ruido con mis pisadas, pero como ya lo he dicho anteriormente 'No tengo tanta suerte' el monstruo come galletas, es decir, mi hermano estaba en la cocina como siempre...devorando todo a su paso por lo que fue inevitable que no me viera.
—Hermanita —saludo animadamente y desee que no lo hubiera hecho el timbre de su voz hacia que mi cabeza gritara
—Tomas shhhh —cerré los ojos —Por favor —le pedí
—Vaya, vaya la señorita 'Yonohagonadamalo' tiene resaco que sorpresa —Tomas me rodeo mientras caminaba con su brazos tras la espalda como examinándome
—No me fastidies —solté casi en un susurro
— ¿Dónde estabas? —pregunto mientras yo por mi parte empezaba a subir las escaleras
—En casa de Emma —respondí sin ganas y hui del interrogatorio.
Al entrar a mi habitación vi a Zeus acostado durmiendo plácidamente sobre mi cama, me causo mucha ternura así que no fui capaz de moverlo solo me acosté a su lado y acaricie varias veces su pequeña cabecita, era tan lindo, tan pequeño y me recordaba tanto a Justin.
Justo en ese momento como si lo hubiera llamado con el pensamiento, mi teléfono vibro haciéndome pegar un salto vi de reojo la pantalla y si, era Justin.
—Hola Amor —susurre
— ¿Cómo estás? —fue lo primero que pregunto
—No muy bien para ser sincera —suspire olvidando por completo o mejor dicho tratando de olvidar las enormes ganas de vomitar que poseía.
—Amor no debiste haber bebido tanto —Justin sonó comprensivo y me alivie un poco.
—Lo lamento, no…no sabía lo que estaba haciendo —titubee mientras jugaba con las puntas de mi cabello, gesto que solía hacer cuando estaba nerviosa o preocupada.
—No tienes porque disculparte conmigo —Justin me tranquilizo
—No, si tengo, Emma me conto anoche que te colgué el teléfono —me sentí un poco mal
—No pasa nada, anoche no eras tú eso es todo —Justin intento sonar gracioso
—No volveré a beber lo juro —me tome la cabeza con mi mano libre y cerré los ojos
—Todos alguna vez hemos dicho eso, ¿Sabes cuantos lo han cumplido? —me pregunto
—Cuentos —quise saber
—Ninguno —se rio y tuve que retirarme un poco el teléfono, amaba el sonido de su risa pero ahora era un poco molesto para mi cabeza
—Justin sabes que lo digo enserio —me reí un poco
— ¡Dios! Te extraño tanto —soltó de repente Justin
Por una parte sonreí como la tonta enamorada que era, pero por otra parte sufrí en silencio por no tenerlo a mi lado para poder abrazarlo y decirle lo mucho que lo amaba.
—Te amo —suspire al teléfono
—También te amo cielo, no lo olvides —susurro al teléfono y se escucho un ‘sonoro aww’ de parte de mi suegra
—No me dejes olvidarlo —sonreí
—Nunca, ahora voy a dejar que descanses princesa lo necesitas —se burlo Justin
— Siento como si una manada de elefantes hubiese tenido una fiesta sobre mí anoche —me queje
—No seas exagerada amor —Justin se burlo —Si hubieran sido elefantes no estarías viva —se rio fuerte
—No seas tonto —reproche y me reí fuerte
—Más tontica tu cielito —me dijo dulcemente y no pude evitar sonreír
***
— ¿Por qué no eres dulce como hace unos días? —Anthony no paraba de perseguirme por todo el establecimiento
—No sé de que hablas —me hice la desentendida, pero de verdad no sabía de que hablaba.
—Vamos ______, no recuerdas lo mucho que nos divertimos —se paro frente a mi omitiéndome el paso mientras posaba su mirada sobre mis ojos
—Efectos del alcohol —levante los hombros —Mira lo que causa, me agradas cuando bebo…vaya, no volveré a beber jamás —me burle y seguí con mi trabajo
—No me hables así soy tu jefe —sonó serio y se cruzo de brazos
—No me busques soy tu empleada —sonreí irónicamente y camine con la cabeza en alto hacia mi puesto de trabajo
—De mi no te escapas —escuche que alcanzo a decir antes de retirarme
Como era final de mes Kelly yo debíamos quedarnos hasta tarde para realizar un inventario y algunas cosas más.
—Dios estoy agotada —Kelly susurro con cansancio
—Ve a descansar yo me encargo de esto —levante los hombros y le sonreí
—No, _____ como se te ocurre no eso no —me sonrió cansada
—Vamos, no me falta mucho y mañana es sábado yo no trabajo en cambio tu si, ve a descansar —insistí
—No, ______ me da pena contigo —dibujo una mueca graciosa con sus labios
— ¿De cuando acá sufres de vergüenza? —me burle y le sonreí
—Gracias eres la mejor —me abrazo fuerte
—Kelly tus melones me aplastan —intente hablar viendo como sus ‘bubíes’ me quedaban en la cara
—Eres un caso _____, nos vemos mañana ¿No planearas quedarte en casa todo el día? —dijo mientras se cambiaba frente a mi
—Sabes no he superado la jaqueca de hace unos días, así que, paso —asentí mientras hacia una mueca
—No, de eso nada saldremos mañana y punto —sonrió y supe que decirle que no, no me llevaría a ninguna parte…en esa Emma y Kelly era idénticas.
Luego de un rato me senté en el suelo y empecé a leer unas facturas y a organizarlas era lo último que faltaba, entonces Anthony salió de su oficina y recordé que él, por desgracia aun seguía allí.
— ¿Dónde está Kelly? —cuestiono mirando para todos lados
—La convencí para que se fuera a casa, ella debe madrugar mañana —levante los hombros mientras mordía el estero que tenía en mi boca y evitaba la mirada de Anthony
—Así que solo somos tú y yo —afirmo
—Así es, pero no me falta mucho así que puedes ir levantando tus cosas —indique
—Primero quiero que me ayudes con el —se paro frente a mi
— ¿Con que? —cuestione subiendo la mirada 
—Bueno ven sígueme a mi oficina —se me adelanto y no pude si quiera refutar
Anthony me dejo pasar primero y luego cerró la puerta, no le preste mucha atención a ese gesto e ingrese en la oficina.
— ¿Y bien? —pregunte
—Te lo dije, de mi no te escapas —susurro con la voz ronca
Entonces tuve miedo, Anthony había dejado de ser el jefe amable e intenso de siempre y ahora parecía un loco desquiciado que no iba a descansar hasta obtener lo que quería, mire rápidamente la puerta de reojo, Anthony imito mi gesto y sonrió irónicamente estaba atrapada y él lo sabía.
Retrocedí con miedo hasta toparme con el escritorio, mientras Anthony se acercaba cada vez más a mí con su mirada fría y arrogante, no había escapatoria alguna él era más fuerte que yo.


#CARIBBEAN  #CRUISING
#CAPITULO #30

Usando traje de baño y una camiseta sin mangas, Justin se presentó en mi puerta minutos después de que atracamos. Yo estaba usando una blusa de tirantes y shorts sobre mi traje de baño. Tenía una bolsa de lona en la que llevaba todo lo imprescindible para la playa, y una bolsa de red que contenía mi equipo de snorkel. Justin me quitó las dos.
Luego tomó mi mano. Estaba nerviosa, excitada, asustada, y más feliz de lo que había estado en todo el crucero.
—¿Dónde nos reunimos con Brooke? —preguntó.
—No lo haremos. Llamó esta mañana, y dijo que tenía otros planes. Lo que funciona para mí.
—Funciona para mí también. —Se inclinó y me besó—. Entonces, ¿estás lista?
Sonriendo, asentí con la cabeza.
—Definitivamente.
Las playas de arena blanca y aguas azules, azules aguas de Cancún eran exactamente lo que el doctor y Cupido recetaban. Extendimos nuestras toallas de playa en tumbonas debajo de sombrillas. Puse mi bolsa de mano cerca. Yo llevaba una muñequera repelente al agua con un compartimento interior con cremallera, en el que había puesto todo lo de verdadera importancia: dinero, la llave de mi habitación y mi identificación.
—¿Quieres hacer snorkel primero? —preguntó Justin.
—Seguro.
Nos preparamos. Todo parecía tan diferente esta vez. Antes yo había sido una principiante, aprendiendo lo básico. No es que fuera toda una experta pero estaba más familiarizada con lo que estaba haciendo. Además que esta vez no tenía a Jake alrededor para distraerme. O a Brooke. O a cualquier otra persona.
Éramos sólo Justin y yo.
Mi tobillo se sentía mucho mejor. Traté de no poner demasiado peso sobre él, pero estaba bastante segura de que estaría bien en el agua.
Tan pronto como estuvimos listos, Justin y yo nos dirigimos al agua. Todavía me sentía rara caminando sobre la arena con aletas, pero también estaba entusiasmada por explorar los arrecifes de coral y ver criaturas del mar de brillantes colores.
Llegamos a la orilla del agua, nos dimos la vuelta al mismo tiempo para poder entrar al agua de espaldas, y nos tomamos de la mano. Sólo había otra diferencia esta vez. No estábamos tomados de la mano para mantener el equilibrio. Estábamos tomados de la mano, porque queríamos estar unidos.
Una vez que estuvimos haciendo snorkel, deslizándonos por el agua, continuamos de la mano. Nos señalamos varios peces, cangrejos y erizos el uno al otro. Fue la experiencia más profundamente compartida de las que habíamos tenido anteriormente. A pesar de que habíamos compartido el mundo bajo el mar antes, simplemente había una sensación diferente en esta ocasión que era difícil de explicar.
Todo parecía más brillante, más colorido, más vivo, como si estuviera viendo todos los aspectos de este mundo especial de otra manera. Ya no estaba pensando en cumplir con mi lista o en lo que tenía que tachar.
Simplemente estaba disfrutando del momento, disfrutando de estar con Justin. Era tan mágico, y estaba contenta de tener a Justin todo para mí en este último día antes de que el barco volviera a casa.
Cuando habíamos visto todo lo que queríamos ver, nos dirigimos de vuelta a la orilla. Tan pronto como salimos del agua, me senté en la arena y me quité las aletas.
—Eso fue impresionante —dije.
—Nunca me canso de hacer snorkel —dijo Justin—. Es un mundo tan fascinante.
Estaba parado y me ayudó a ponerme de pie.
—¿Cómo está tu tobillo?
—Sólo tiene una pequeña punzada, por lo que incluso podría ser capaz de bailar esta noche.
—Genial.
Volvimos al lugar donde nuestras tumbonas esperaban. Dejé mi equipo en mi bolsa y me eché sobre mi estómago para que el calor, el sol y la brisa pudieran secarme. Se sentía maravilloso.
—¿Quieres algo de beber? —preguntó Justin.
—Sí, tomaré una margarita.
—Ya vuelvo.
Alargué mi mano hacia mis lentes de sol, me los puse, y lo observé trotar hacia la construcción con techo de paja, donde las bebidas estaban siendo preparadas.
—_______ Darnell —murmuré—, estabas loca al no haber pasado todo el crucero con él.
Pasamos la tarde descansando bajo el sol y bebiendo margaritas. Me sentía fantástica. Acostada sobre mi espalda ahora, miré a Justin y lo encontré observándome.
Sonriendo, doble un dedo y lo moví, indicándole que se me uniera. Con una sonrisa, se levantó, se acercó y se acostó junto a mí. A pesar de que estábamos en una playa llena de gente, no éramos los únicos compartiendo una tumbona.
Puesto que los dos estábamos en traje de baño, se sentía muy íntimo. Justin bajó su boca a la mía. Fue maravilloso. Más caliente que la arena bajo nosotros.
Y no pude dejar de preguntarme: ¿si esto es lo que la tarde tiene para mí, que tendrá la noche?
* * *
La noche fue más divertida de lo que la tarde había sido. Justin y yo cenamos en el Hard Rock Café. Bebiendo más margaritas, y hablando tanto como pudimos en un lugar donde la música alta hace que sea difícil escuchar.
—¿Cómo es realmente la Universidad? —pregunté.
—Un poco de parrandeo, mayormente estudio —dijo.
—He oído que las aulas son grandes.
—Las clases básicas generalmente se realizan en auditorios. Las clases superiores son más pequeñas.
—Estoy nerviosa.
—Te va ir muy bien.
Extendí mi mano a través de la mesa y tomé la suya. Me gustó poder hacerlo sin tener que preocuparme por lo que pensara o si era lo correcto.
—¿Estás lista para volver al barco? —preguntó.
No lo estaba… y sin embargo lo estaba. Era nuestra última noche en un puerto. Por la mañana el barco zarparía. Pasaríamos la noche de mañana sobre el mar y llegaríamos a Galveston al día siguiente. Parecía que todo estaba avanzando rápidamente ahora. Llegando a su fin.
—Me gustaría caminar por la playa primero —le dije.
—Podemos arreglar eso.
Cuando llegamos a la playa, me quité las sandalias. La arena se sentía maravillosa bajo mis pies.
El sol casi se había puesto. El cielo y el mar eran hermosos. Me sentía como si estuviera en el paraíso. Y luego Justin me tomó en sus brazos y supe que lo estaba.
El beso fue lento. Con lenguas exploradoras. Mientras en algún lugar en la distancia, el sol se hundía en el horizonte. La bocina de un barco sonó. El rugido de las olas llenó mis oídos, o tal vez era simplemente la precipitación de mi sangre.
Nuestros cuerpos estaban muy juntos. Nuestras bocas más juntas. No hubiera podido clasificar el beso en una categoría si hubiera tenido que hacerlo. Era demasiado increíble para expresarlo en palabras.
Justin se alejó un poco, y apoyó su frente en la mía, con sus brazos enrollados alrededor de mí y sus manos apoyadas en la parte baja de mi espalda. Yo tenía los brazos alrededor de su cuello.
—Entonces, ¿qué te parece? —preguntó.
—Espectacular.
—¿El día?
—Tú.
—¿Significa eso que también quieres que mañana pasemos el día juntos?
—Definitivamente.


#IMPORTANTISISISMO
Chicas a Caribbean Cruising le quedan solo 2 capitulos asi que estamos en la recta final sdhaskjhdkasjd espero que les hayan gustado los capitulos y bueno en The Boy Behind The Posters pasara algo que...no sera tan grato, mas de 100 comentarios y subo los siguientes capitulos las adoro gracias por comentar  <3 xoxo

Views 1,510

826 days ago

#THE #BOY #BEHIND #THE #POSTERS
#CAPITULO #63

— ¿A dónde crees que vas? —Emma me tomo del brazo y me hizo dar la vuelta entonces me encontré con Felipe y ella ambos cruzados de brazos
—Por ahí —levante los hombros
—Tú no vas a ningún lado —Felipe me tomo de la cintura y me puso sobre su hombro
—Que te pasa suéltala —Anthony intento entrometerse
—Adiós Anthony —Emma le dijo y Felipe empezó a caminar conmigo hacia el auto
—Felipe bájame por favor —rogué sintiendo como se me devolvía todo
—No hasta que lleguemos al auto —sonó serio
—¡Voy a vomitar! —grite y Felipe prácticamente me lanzo al suelo
—Oh no —Emma tomo mi cabello antes de que de mi cuerpo saliera todo el alcohol que había bebido esa noche.
—Tranquila sácalo todo —Emma me reconforto
—No quiero ver esto —Felipe dijo con asco y lo vi subir al auto
—Quiero ir a casa —pedí sintiéndome como todo me daba vueltas
—No puedo dejarte así en tu casa tu madre nos mataría, iremos a la mía —Emma indico ayudándome a subir al auto, lo último que recuerdo de esa noche es que con ayuda de Em me recosté en la silla trasera del auto y entonces todo se volvió negro.
Al siguiente día la cabeza me dolía como si me la hubieran atravesado de lado a lado, mire a mi alrededor esta no era mi habitación entonces sentí la tibieza de un cuerpo junto al mío me asome sobre las cobijas y me encontré a Emma durmiendo plácidamente.
Como pude me levante de la cama y me dirigí al baño justo antes de que mi estomago quisiera eliminar los últimos residuos de alcohol de mi cuerpo entonces vomite por largo tiempo en el inodoro tome algo de crema dental en mi dedo índice e hice un intento de cepillarme los dedos.
—Emma muero de sed —le dije moviéndola suavemente
—______ no fastidies ve a la cocina —se limito a decir y se cubrió con todas las cobijas
Tome mi teléfono y baje lentamente las escaleras no quería despertar a nadie, sentía la boca seca y mi cuerpo apenas y respondía a dar pasos hacia adelante apenas llegue a la nevera saque el jugo y no me detuve a buscar un beso bebí de la botella y logre sentirme mucho mejor aunque tuve que sentarme en el suelo y recostarme el frio de la baldosa me aliviaba un poco.
Suspire necesitaba volver a casa así que le deje una nota a Emma para que no se preocupara, sali de su casa y tome un taxi el sol aquel sol hermoso y resplandeciente que acariciaba con fervor el cielo de Sidney ahora era mi peor enemigo, en el instante en que mis ojos se encontraron con el quise morir la cabeza me reventó por dentro y me sentí un poco mareada.
Al llegar a casa no quería ver a nadie así que entre con cautela teniendo cuidado de no hacer ni el mas mínimo ruido con mis pisadas, pero como ya lo he dicho anteriormente 'No tengo tanta suerte' el monstruo come galletas, es decir, mi hermano estaba en la cocina como siempre...devorando todo a su paso por lo que fue inevitable que no me viera.
—Hermanita —saludo animadamente y desee que no lo hubiera hecho el timbre de su voz hacia que mi cabeza gritara
—Tomas shhhh —cerré los ojos —Por favor —le pedí
—Vaya, vaya la señorita 'Yonohagonadamalo' tiene resaco que sorpresa —Tomas me rodeo mientras caminaba con su brazos tras la espalda como examinándome
—No me fastidies —solté casi en un susurro
— ¿Dónde estabas? —pregunto mientras yo por mi parte empezaba a subir las escaleras
—En casa de Emma —respondí sin ganas y hui del interrogatorio.
Al entrar a mi habitación vi a Zeus acostado durmiendo plácidamente sobre mi cama, me causo mucha ternura así que no fui capaz de moverlo solo me acosté a su lado y acaricie varias veces su pequeña cabecita, era tan lindo, tan pequeño y me recordaba tanto a Justin.
Justo en ese momento como si lo hubiera llamado con el pensamiento, mi teléfono vibro haciéndome pegar un salto vi de reojo la pantalla y si, era Justin.
—Hola Amor —susurre
— ¿Cómo estás? —fue lo primero que pregunto
—No muy bien para ser sincera —suspire olvidando por completo o mejor dicho tratando de olvidar las enormes ganas de vomitar que poseía.
—Amor no debiste haber bebido tanto —Justin sonó comprensivo y me alivie un poco.
—Lo lamento, no…no sabía lo que estaba haciendo —titubee mientras jugaba con las puntas de mi cabello, gesto que solía hacer cuando estaba nerviosa o preocupada.
—No tienes porque disculparte conmigo —Justin me tranquilizo
—No, si tengo, Emma me conto anoche que te colgué el teléfono —me sentí un poco mal
—No pasa nada, anoche no eras tú eso es todo —Justin intento sonar gracioso
—No volveré a beber lo juro —me tome la cabeza con mi mano libre y cerré los ojos
—Todos alguna vez hemos dicho eso, ¿Sabes cuantos lo han cumplido? —me pregunto
—Cuentos —quise saber
—Ninguno —se rio y tuve que retirarme un poco el teléfono, amaba el sonido de su risa pero ahora era un poco molesto para mi cabeza
—Justin sabes que lo digo enserio —me reí un poco
— ¡Dios! Te extraño tanto —soltó de repente Justin
Por una parte sonreí como la tonta enamorada que era, pero por otra parte sufrí en silencio por no tenerlo a mi lado para poder abrazarlo y decirle lo mucho que lo amaba.
—Te amo —suspire al teléfono
—También te amo cielo, no lo olvides —susurro al teléfono y se escucho un ‘sonoro aww’ de parte de mi suegra
—No me dejes olvidarlo —sonreí
—Nunca, ahora voy a dejar que descanses princesa lo necesitas —se burlo Justin
— Siento como si una manada de elefantes hubiese tenido una fiesta sobre mí anoche —me queje
—No seas exagerada amor —Justin se burlo —Si hubieran sido elefantes no estarías viva —se rio fuerte
—No seas tonto —reproche y me reí fuerte
—Más tontica tu cielito —me dijo dulcemente y no pude evitar sonreír
***
— ¿Por qué no eres dulce como hace unos días? —Anthony no paraba de perseguirme por todo el establecimiento
—No sé de que hablas —me hice la desentendida, pero de verdad no sabía de que hablaba.
—Vamos ______, no recuerdas lo mucho que nos divertimos —se paro frente a mi omitiéndome el paso mientras posaba su mirada sobre mis ojos
—Efectos del alcohol —levante los hombros —Mira lo que causa, me agradas cuando bebo…vaya, no volveré a beber jamás —me burle y seguí con mi trabajo
—No me hables así soy tu jefe —sonó serio y se cruzo de brazos
—No me busques soy tu empleada —sonreí irónicamente y camine con la cabeza en alto hacia mi puesto de trabajo
—De mi no te escapas —escuche que alcanzo a decir antes de retirarme
Como era final de mes Kelly yo debíamos quedarnos hasta tarde para realizar un inventario y algunas cosas más.
—Dios estoy agotada —Kelly susurro con cansancio
—Ve a descansar yo me encargo de esto —levante los hombros y le sonreí
—No, _____ como se te ocurre no eso no —me sonrió cansada
—Vamos, no me falta mucho y mañana es sábado yo no trabajo en cambio tu si, ve a descansar —insistí
—No, ______ me da pena contigo —dibujo una mueca graciosa con sus labios
— ¿De cuando acá sufres de vergüenza? —me burle y le sonreí
—Gracias eres la mejor —me abrazo fuerte
—Kelly tus melones me aplastan —intente hablar viendo como sus ‘bubíes’ me quedaban en la cara
—Eres un caso _____, nos vemos mañana ¿No planearas quedarte en casa todo el día? —dijo mientras se cambiaba frente a mi
—Sabes no he superado la jaqueca de hace unos días, así que, paso —asentí mientras hacia una mueca
—No, de eso nada saldremos mañana y punto —sonrió y supe que decirle que no, no me llevaría a ninguna parte…en esa Emma y Kelly era idénticas.
Luego de un rato me senté en el suelo y empecé a leer unas facturas y a organizarlas era lo último que faltaba, entonces Anthony salió de su oficina y recordé que él, por desgracia aun seguía allí.
— ¿Dónde está Kelly? —cuestiono mirando para todos lados
—La convencí para que se fuera a casa, ella debe madrugar mañana —levante los hombros mientras mordía el estero que tenía en mi boca y evitaba la mirada de Anthony
—Así que solo somos tú y yo —afirmo
—Así es, pero no me falta mucho así que puedes ir levantando tus cosas —indique
—Primero quiero que me ayudes con el —se paro frente a mi
— ¿Con que? —cuestione subiendo la mirada
—Bueno ven sígueme a mi oficina —se me adelanto y no pude si quiera refutar
Anthony me dejo pasar primero y luego cerró la puerta, no le preste mucha atención a ese gesto e ingrese en la oficina.
— ¿Y bien? —pregunte
—Te lo dije, de mi no te escapas —susurro con la voz ronca
Entonces tuve miedo, Anthony había dejado de ser el jefe amable e intenso de siempre y ahora parecía un loco desquiciado que no iba a descansar hasta obtener lo que quería, mire rápidamente la puerta de reojo, Anthony imito mi gesto y sonrió irónicamente estaba atrapada y él lo sabía.
Retrocedí con miedo hasta toparme con el escritorio, mientras Anthony se acercaba cada vez más a mí con su mirada fría y arrogante, no había escapatoria alguna él era más fuerte que yo.


#CARIBBEAN #CRUISING
#CAPITULO #30

Usando traje de baño y una camiseta sin mangas, Justin se presentó en mi puerta minutos después de que atracamos. Yo estaba usando una blusa de tirantes y shorts sobre mi traje de baño. Tenía una bolsa de lona en la que llevaba todo lo imprescindible para la playa, y una bolsa de red que contenía mi equipo de snorkel. Justin me quitó las dos.
Luego tomó mi mano. Estaba nerviosa, excitada, asustada, y más feliz de lo que había estado en todo el crucero.
—¿Dónde nos reunimos con Brooke? —preguntó.
—No lo haremos. Llamó esta mañana, y dijo que tenía otros planes. Lo que funciona para mí.
—Funciona para mí también. —Se inclinó y me besó—. Entonces, ¿estás lista?
Sonriendo, asentí con la cabeza.
—Definitivamente.
Las playas de arena blanca y aguas azules, azules aguas de Cancún eran exactamente lo que el doctor y Cupido recetaban. Extendimos nuestras toallas de playa en tumbonas debajo de sombrillas. Puse mi bolsa de mano cerca. Yo llevaba una muñequera repelente al agua con un compartimento interior con cremallera, en el que había puesto todo lo de verdadera importancia: dinero, la llave de mi habitación y mi identificación.
—¿Quieres hacer snorkel primero? —preguntó Justin.
—Seguro.
Nos preparamos. Todo parecía tan diferente esta vez. Antes yo había sido una principiante, aprendiendo lo básico. No es que fuera toda una experta pero estaba más familiarizada con lo que estaba haciendo. Además que esta vez no tenía a Jake alrededor para distraerme. O a Brooke. O a cualquier otra persona.
Éramos sólo Justin y yo.
Mi tobillo se sentía mucho mejor. Traté de no poner demasiado peso sobre él, pero estaba bastante segura de que estaría bien en el agua.
Tan pronto como estuvimos listos, Justin y yo nos dirigimos al agua. Todavía me sentía rara caminando sobre la arena con aletas, pero también estaba entusiasmada por explorar los arrecifes de coral y ver criaturas del mar de brillantes colores.
Llegamos a la orilla del agua, nos dimos la vuelta al mismo tiempo para poder entrar al agua de espaldas, y nos tomamos de la mano. Sólo había otra diferencia esta vez. No estábamos tomados de la mano para mantener el equilibrio. Estábamos tomados de la mano, porque queríamos estar unidos.
Una vez que estuvimos haciendo snorkel, deslizándonos por el agua, continuamos de la mano. Nos señalamos varios peces, cangrejos y erizos el uno al otro. Fue la experiencia más profundamente compartida de las que habíamos tenido anteriormente. A pesar de que habíamos compartido el mundo bajo el mar antes, simplemente había una sensación diferente en esta ocasión que era difícil de explicar.
Todo parecía más brillante, más colorido, más vivo, como si estuviera viendo todos los aspectos de este mundo especial de otra manera. Ya no estaba pensando en cumplir con mi lista o en lo que tenía que tachar.
Simplemente estaba disfrutando del momento, disfrutando de estar con Justin. Era tan mágico, y estaba contenta de tener a Justin todo para mí en este último día antes de que el barco volviera a casa.
Cuando habíamos visto todo lo que queríamos ver, nos dirigimos de vuelta a la orilla. Tan pronto como salimos del agua, me senté en la arena y me quité las aletas.
—Eso fue impresionante —dije.
—Nunca me canso de hacer snorkel —dijo Justin—. Es un mundo tan fascinante.
Estaba parado y me ayudó a ponerme de pie.
—¿Cómo está tu tobillo?
—Sólo tiene una pequeña punzada, por lo que incluso podría ser capaz de bailar esta noche.
—Genial.
Volvimos al lugar donde nuestras tumbonas esperaban. Dejé mi equipo en mi bolsa y me eché sobre mi estómago para que el calor, el sol y la brisa pudieran secarme. Se sentía maravilloso.
—¿Quieres algo de beber? —preguntó Justin.
—Sí, tomaré una margarita.
—Ya vuelvo.
Alargué mi mano hacia mis lentes de sol, me los puse, y lo observé trotar hacia la construcción con techo de paja, donde las bebidas estaban siendo preparadas.
—_______ Darnell —murmuré—, estabas loca al no haber pasado todo el crucero con él.
Pasamos la tarde descansando bajo el sol y bebiendo margaritas. Me sentía fantástica. Acostada sobre mi espalda ahora, miré a Justin y lo encontré observándome.
Sonriendo, doble un dedo y lo moví, indicándole que se me uniera. Con una sonrisa, se levantó, se acercó y se acostó junto a mí. A pesar de que estábamos en una playa llena de gente, no éramos los únicos compartiendo una tumbona.
Puesto que los dos estábamos en traje de baño, se sentía muy íntimo. Justin bajó su boca a la mía. Fue maravilloso. Más caliente que la arena bajo nosotros.
Y no pude dejar de preguntarme: ¿si esto es lo que la tarde tiene para mí, que tendrá la noche?
* * *
La noche fue más divertida de lo que la tarde había sido. Justin y yo cenamos en el Hard Rock Café. Bebiendo más margaritas, y hablando tanto como pudimos en un lugar donde la música alta hace que sea difícil escuchar.
—¿Cómo es realmente la Universidad? —pregunté.
—Un poco de parrandeo, mayormente estudio —dijo.
—He oído que las aulas son grandes.
—Las clases básicas generalmente se realizan en auditorios. Las clases superiores son más pequeñas.
—Estoy nerviosa.
—Te va ir muy bien.
Extendí mi mano a través de la mesa y tomé la suya. Me gustó poder hacerlo sin tener que preocuparme por lo que pensara o si era lo correcto.
—¿Estás lista para volver al barco? —preguntó.
No lo estaba… y sin embargo lo estaba. Era nuestra última noche en un puerto. Por la mañana el barco zarparía. Pasaríamos la noche de mañana sobre el mar y llegaríamos a Galveston al día siguiente. Parecía que todo estaba avanzando rápidamente ahora. Llegando a su fin.
—Me gustaría caminar por la playa primero —le dije.
—Podemos arreglar eso.
Cuando llegamos a la playa, me quité las sandalias. La arena se sentía maravillosa bajo mis pies.
El sol casi se había puesto. El cielo y el mar eran hermosos. Me sentía como si estuviera en el paraíso. Y luego Justin me tomó en sus brazos y supe que lo estaba.
El beso fue lento. Con lenguas exploradoras. Mientras en algún lugar en la distancia, el sol se hundía en el horizonte. La bocina de un barco sonó. El rugido de las olas llenó mis oídos, o tal vez era simplemente la precipitación de mi sangre.
Nuestros cuerpos estaban muy juntos. Nuestras bocas más juntas. No hubiera podido clasificar el beso en una categoría si hubiera tenido que hacerlo. Era demasiado increíble para expresarlo en palabras.
Justin se alejó un poco, y apoyó su frente en la mía, con sus brazos enrollados alrededor de mí y sus manos apoyadas en la parte baja de mi espalda. Yo tenía los brazos alrededor de su cuello.
—Entonces, ¿qué te parece? —preguntó.
—Espectacular.
—¿El día?
—Tú.
—¿Significa eso que también quieres que mañana pasemos el día juntos?
—Definitivamente.


#IMPORTANTISISISMO
Chicas a Caribbean Cruising le quedan solo 2 capitulos asi que estamos en la recta final sdhaskjhdkasjd espero que les hayan gustado los capitulos y bueno en The Boy Behind The Posters pasara algo que...no sera tan grato, mas de 100 comentarios y subo los siguientes capitulos las adoro gracias por comentar <3 xoxo

88 Comments

Realtime comments disabled

drewmaIIette 822 days ago

"en The Boy Behind The Posters pasara algo que...no sera tan grato" ¡¿QUÉ?! No por favor :(( que no pase lo que estoy pensando, no quiero. Cada vez que la leo, me sorprendes más :'). ME ENCANTA :3.

alexandraflor15 823 days ago

SIGUELA! #CC

AlwaysReader 823 days ago

:OOO ¿COMO QUE SÓLO 2 CAPÍTULOS? NOOOO :( Es taaan bella Okey ya Síguelas!

ItsJulyBitch 823 days ago

SIGUELA!!!!!!!! AAAAAAAAAAAAH! NOOO COMO 2 CAPITULOS! ES PERFECTA ESA NOVELA :C Anthony maldito se la va a violar loco :c

ForeverCrazyjb 823 days ago

Amee TB es realmente wowww de verdad lo ame sigue prontoo esto no puede quedar en mas suspenso me muero de la intrigaaa sigueeeeeeeeeeee

ForeverCrazyjb 823 days ago

como q 2 cap noo amo Cc no la termines has 2ª tempo lo q sea cuando se estaba poniendo buenoo...

valequientero 823 days ago

Me encanto noo yo no quiero que se acabe me encanta amo las dos novelas me encantan están muy buenas síguelas yaaaa me avisas por fa?

NPanchame 823 days ago

sigula no seas cruel con nosotras apiadate de nosotra

AliciaFerre_ 824 days ago

jvnskjdnbsojnbajk. ANTHONY!! este chico me volvera loca, espero que no le haga nada a _____ o si no....

BieberftMiles 824 days ago

OMFG! ame los 2!, quiero leer el proximoooo de TB !

BiebsFtSelG 824 days ago

como que faltan 2 cap de #CC nooooooooooo D: ALARGALA UN POCO MAS ANDA SI no puede terminarse no no no

agusmiotto 824 days ago

OMG! Puto Anthony, espero que no pase nada malo :S SIGUEEELAA!

washumarabiebs 824 days ago

¡AAAAAAAAAAHHHHHHHHHH! TIENES QUE SEGUIRLAAAAAA!X____________X ♥_♥

JDBMbelieber1 824 days ago

(faltan 25 comentarios¬¬ injusto)

JDBMbelieber1 824 days ago

Siguela siguela! quiero saber que pasa que tal si Antoni me viola okno._. pero es una posibilidad:P

JDBMbelieber1 824 days ago

(disculpa por no poder comentar antes:S tenia algunos problemas y pues no podia)

LornaCanchari 824 days ago

Siguela .... la amo

SomersBeadles 824 days ago

#TB oh no,no,no que no le pase nada a rayitaaa, porfa que alguien la salve(;

imessigirl 825 days ago

Sube urgente, muero de intriga Stefy ;)

imessigirl 825 days ago

WTF!!!!! Como que se hacerca el final ??? :( NO QUIEROOOOOO :"(