El muslo de Cristiano nos señala el camino: