Federer se quita la presión del Nº 1, sabe lo difícil que es conservarlo y prefiere concentrarse en cada torneo.