Homero Simpson tenía razón! Existe el sillón del esposo cuando las mujeres van de shopping!