Es difícil desaparecer cuando te sigue una maleta llena de lluvia