1. Cuando un niño pregunta "¿Y por qué...?", nos regala la oportunidad de reinventar el mundo junto a él...