El cielo gris, llueve y Justin se vuelve loco twitteando #noon.