Algo así sucede cuando a LeBron James se le ocurre ir al centro comercial...