♥-Belieber Forever-♥

@Believe_kathy

I LOVE U WITH ALL MY HEART ♥@justinbieber -@justinbieber_b7 ... -- 30/6/12 (sabado) @justinbieber_b7 FOLLEW ME & ANSWERED ME AT 23:34 ♥ NSN ♥

•● тнιиĸιи of yoυ ●• нoτ [Adaptada] #kathy

Capítulo 30


— Justin —Dije en un sollozo interminable, con una leve sonrisa sorpresiva y alegre dibujada en mi húmedo rostro.

Solo sonrió con debilidad y noté como sus ojos de a poco se iban inundando en lágrimas.

—_______… —Musitó con los labios cansados, débiles y dolorosos.

—Shh, no, no hables —Sonreí y acaricié su tibio rostro— no hagas ni un tipo de esfuerzo, está bien
¿Si?¿Tranquilo? —Sonreí conmocionada.

—No —Susurró— Tienes que escucharme —Sollozó.

Movió dificultosamente la mano y atrapó la mía apoyada en el suave acolchado.

—No siento mis piernas… y con suerte logro mover mis manos. Mi cuerpo está débil y mi corazón casi ya no palpita —Susurró cerrando los ojos y una lágrima corrió por su cien.

—Pero es temporal, verás que luego de días… volverás a estar en pie, seguramente quejándote de
la rutina —Carcajeé con la voz quebrada y disfrazando molestia, no era un buen momento para andar
con los pensamientos negativos.

—Tengo que decirte algo —Y nuevamente los dos ojos iluminados en su rostro se acoplaron a los míos.

Sentí una puntada en el corazón y me preparé psicológicamente para escuchar fuese lo que fuese.

—Yo… yo si te amo _______ —Sollozó apretando mi mano derecha con las pocas fuerzas que
recorrían su cuerpo.

Sentía que el aire me faltaba, que mi mundo se detenía y no había más música que un te amo de corazón, saliendo de sus cálidos labios. Volvía a derramar lágrimas.

—Te amo y no se como pude ocultarlo y negarlo tantas veces, me siento un completo inútil… y
ahora…ya es tiempo de que lo sepas, de que siempre y para siempre te amaré. Estoy enamorado
de ti _______ —Me miraba con los ojos hundidos en lágrimas y más sinceros y profundos que
nunca— Lamento haberte hecho sufrir amor, de verdad que no quería, sentía que no era indicado,
pero es que ya no puedo resistir más… Te amo y ahora que lo se y lo confieso, no se como podré
dejarte aquí —Sollozó elevando una mano para alcanzar mi mejilla y acariciarla con ternura— Pero… volveremos a vernos y estaremos juntos —Sonrió entristecido y las lágrimas no paraban de brotar y caer.

— ¿Dejarme aquí? —Sollocé con la voz desentendida, aunque en el fondo… sabía muy bien que era
lo que estaba diciendo y no quería reconocerlo... y era de esperarse que nunca lo haría.

Solo sonrió con debilidad, pero aún así dulce y cariñoso. Con su temblorosa extremidad sujetando mi rostro… me fue acercando pacíficamente, sin apresuro, a su rostro.

—Te amo —Susurró sobre mis labios y mi cuerpo se estremeció enseguida. Las mariposas iban y
volvían, los nervios no parecían querer desaparecer y con su mano sujeta a la mía, parecía volar al
país de nunca jamás.

Sus labios volvían a capturar a los míos, con esa exquisita sensación de amor y me sentía orgullosa
y enormemente feliz al poder afirmarlo sin temor alguno. Suave, exquisito, delicioso y placentero
jugaba con mis labios, a pesar de ser uno de los momentos más dolorosos, era el más dulce y
sincero, era el beso que sellaba nuestro amor.

Su mano que apretaba intensamente a la mía, sin dolor alguno, dejó de hacer presión y me alejé para verlo una vez más a los ojos, más él ya los había cerrado.

—Justin—Susurré agitando suavemente uno de sus hombros.

La máquina que marcaba el pulso de su corazón dejaba de sonar entrecortado y un largo e insoportable pitido dio un brusco y doloroso golpe en mi corazón.

—Justin —Sollocé una vez más y lo agité inútilmente.

Era en vano… pero aún así no quería admitirlo.

— ¡Justin! —Exclamé desesperada— ¡No! ¡Por favor no! ¡No me dejes! ¡JUSTIN! —Grité cayendo en
su pecho— Por favor —Rogaba llorando sin sentido— Por favor Justin, no me dejes aquí… no —Abrasé
su cuerpo inmóvil.

Cuando ya me sentía parte de él, entraron con apuro, médicos y enfermeras.

— ¡Despejen el aria! —Exclamó uno y una señorita me tomó de los brazos.

—Vamos, tiene que salir de aquí —Me dijo con la voz entristecida, quizás me entendía.

— ¡NO! ¡NO! —Grité ahogada en llanto mientras me sacaban a tirones de la habitación.

Entre gritos desesperados, vi como su cuerpo indefenso y tranquilo se desvanecía de mi vista, mientras era rodeado de doctores y comprendía… que ese sería el último recuerdo que tendría de su hermosa imagen.
 

SIGUEE ...... <3

Views 108

1452 days ago

•● тнιиĸιи of yoυ ●• нoτ [Adaptada] #kathy

Capítulo 30


— Justin —Dije en un sollozo interminable, con una leve sonrisa sorpresiva y alegre dibujada en mi húmedo rostro.

Solo sonrió con debilidad y noté como sus ojos de a poco se iban inundando en lágrimas.

—_______… —Musitó con los labios cansados, débiles y dolorosos.

—Shh, no, no hables —Sonreí y acaricié su tibio rostro— no hagas ni un tipo de esfuerzo, está bien
¿Si?¿Tranquilo? —Sonreí conmocionada.

—No —Susurró— Tienes que escucharme —Sollozó.

Movió dificultosamente la mano y atrapó la mía apoyada en el suave acolchado.

—No siento mis piernas… y con suerte logro mover mis manos. Mi cuerpo está débil y mi corazón casi ya no palpita —Susurró cerrando los ojos y una lágrima corrió por su cien.

—Pero es temporal, verás que luego de días… volverás a estar en pie, seguramente quejándote de
la rutina —Carcajeé con la voz quebrada y disfrazando molestia, no era un buen momento para andar
con los pensamientos negativos.

—Tengo que decirte algo —Y nuevamente los dos ojos iluminados en su rostro se acoplaron a los míos.

Sentí una puntada en el corazón y me preparé psicológicamente para escuchar fuese lo que fuese.

—Yo… yo si te amo _______ —Sollozó apretando mi mano derecha con las pocas fuerzas que
recorrían su cuerpo.

Sentía que el aire me faltaba, que mi mundo se detenía y no había más música que un te amo de corazón, saliendo de sus cálidos labios. Volvía a derramar lágrimas.

—Te amo y no se como pude ocultarlo y negarlo tantas veces, me siento un completo inútil… y
ahora…ya es tiempo de que lo sepas, de que siempre y para siempre te amaré. Estoy enamorado
de ti _______ —Me miraba con los ojos hundidos en lágrimas y más sinceros y profundos que
nunca— Lamento haberte hecho sufrir amor, de verdad que no quería, sentía que no era indicado,
pero es que ya no puedo resistir más… Te amo y ahora que lo se y lo confieso, no se como podré
dejarte aquí —Sollozó elevando una mano para alcanzar mi mejilla y acariciarla con ternura— Pero… volveremos a vernos y estaremos juntos —Sonrió entristecido y las lágrimas no paraban de brotar y caer.

— ¿Dejarme aquí? —Sollocé con la voz desentendida, aunque en el fondo… sabía muy bien que era
lo que estaba diciendo y no quería reconocerlo... y era de esperarse que nunca lo haría.

Solo sonrió con debilidad, pero aún así dulce y cariñoso. Con su temblorosa extremidad sujetando mi rostro… me fue acercando pacíficamente, sin apresuro, a su rostro.

—Te amo —Susurró sobre mis labios y mi cuerpo se estremeció enseguida. Las mariposas iban y
volvían, los nervios no parecían querer desaparecer y con su mano sujeta a la mía, parecía volar al
país de nunca jamás.

Sus labios volvían a capturar a los míos, con esa exquisita sensación de amor y me sentía orgullosa
y enormemente feliz al poder afirmarlo sin temor alguno. Suave, exquisito, delicioso y placentero
jugaba con mis labios, a pesar de ser uno de los momentos más dolorosos, era el más dulce y
sincero, era el beso que sellaba nuestro amor.

Su mano que apretaba intensamente a la mía, sin dolor alguno, dejó de hacer presión y me alejé para verlo una vez más a los ojos, más él ya los había cerrado.

—Justin—Susurré agitando suavemente uno de sus hombros.

La máquina que marcaba el pulso de su corazón dejaba de sonar entrecortado y un largo e insoportable pitido dio un brusco y doloroso golpe en mi corazón.

—Justin —Sollocé una vez más y lo agité inútilmente.

Era en vano… pero aún así no quería admitirlo.

— ¡Justin! —Exclamé desesperada— ¡No! ¡Por favor no! ¡No me dejes! ¡JUSTIN! —Grité cayendo en
su pecho— Por favor —Rogaba llorando sin sentido— Por favor Justin, no me dejes aquí… no —Abrasé
su cuerpo inmóvil.

Cuando ya me sentía parte de él, entraron con apuro, médicos y enfermeras.

— ¡Despejen el aria! —Exclamó uno y una señorita me tomó de los brazos.

—Vamos, tiene que salir de aquí —Me dijo con la voz entristecida, quizás me entendía.

— ¡NO! ¡NO! —Grité ahogada en llanto mientras me sacaban a tirones de la habitación.

Entre gritos desesperados, vi como su cuerpo indefenso y tranquilo se desvanecía de mi vista, mientras era rodeado de doctores y comprendía… que ese sería el último recuerdo que tendría de su hermosa imagen.


SIGUEE ...... <3

0 Comments

Realtime comments disabled