Que así terminen todos los clásicos...