Pisando sin el suelo, en el Valle de la Luna