Story Of My Life.

@Keepmyfate

Cada persona es una nueva puerta a un mundo diferente.

#CAPITULO #18 #CC
Esta noche no es una cita.
Me dije eso una y otra vez mientras me cambiaba de una tenida a otra, incapaz de decidir exactamente lo que debería llevar a un espectáculo que no era una película ni una obra de la escuela secundaria. Era un espectáculo como los que anuncian en la televisión en Las Vegas o en Broadway, o cualquier número de esas producciones escénicas. No era una cita.
Walter había comprado las entradas, estaba tratando de ser amable, estaba tratando de asegurarse que todos la pasáramos bien. Dado que me ve como su hija, y había traído a Justin al crucero, pensó que conectarnos era lo mejor. Así que esta noche estaríamos enganchados.
Había planeado ser totalmente casual después de la boda, para relajarme por completo el resto del crucero. Pero aquí estaba secándome el brillo de labios, poniéndome rímel y sombra de ojos. Me pinté las uñas. Incluso me planché el cabello, por lo que estaba recto y liso, y tan no-casual.
No podía creer todos los problemas que tenía, o cuán revuelto estaba mi estómago. Casi me sentí como si estuviera de vuelta en la estúpida pared de roca escalando en busca de ese último trozo para poder ver todo lo que me rodeaba.
Me sentía como si no estuviera viendo nada. Era muy difícil no estar con alguien que compartiera un pasado conmigo. Me agrada Brooke. Es muy divertida, y sin duda creía en llevar la fiesta a todas partes. Tenía un presentimiento de que era una de esas personas a las que no les gusta estar solas. Ni un segundo.
Era algo fresco. No tengo problema con esa actitud. Pero no estaba muy contenta que Shooter me robara un beso. Tenía la sensación de que Brooke habría estado bien con eso. Los chicos pensaban que Brooke y yo éramos como dos gotas de agua cuando nos parecíamos más a una manzana y una naranja. No hay mucho en común, excepto por el hecho de que las dos éramos chicas.
Pero también eso estaba bien, supongo. A pesar de que estaba deseando no haberle pedido a Justin que le consiguiera a Brooke un boleto. Un poco de tiempo lejos del ambiente de fiesta constante podría haber estado bien.
Por otro lado quería sacar el máximo partido de este crucero, y estar fuera por mí misma limitaba las oportunidades.
Cuando llamaron a mi puerta inspiré hondo y me di una última mirada en el espejo. Llevaba un vestido ceñido, brillante de color rosa que había elegido a bajo precio, pensando que probablemente nunca lo usaría, pero lo compré por si acaso.
Y ahí estaba yo, usándolo con sandalias. Esperaba que no le diera la idea de haberme vestido para una cita. Porque esto no es cita, me repetí por centésima vez.
Crucé la habitación, abrí la puerta, y, después de verlo, me pregunté si Justin pensó que tal vez se trataba de una cita. Se veía increíble. Llevaba una camisa azul con botones y pantalones.
—No había planeado arreglarme tanto en el crucero —empezó a decir, y se encogió de hombros—, pero me di cuenta de que en un espectáculo…
Sus ojos en blanco me hicieron reír.
—Lo mismo digo —admití.
—Creo que hay algún tipo de código de vestimenta —dijo.
—Me di cuenta. No teníamos tantos códigos de vestimenta en la secundaria como en el crucero. —Algunos de los restaurantes requerían ropa elegante, hombres en trajes de etiqueta, las damas con vestidos. No hace falta decir que planeé evitar dichas prácticas.
—Sí, es un poco extraño estar de vacaciones, y tener que vestirse así. ¿Estás lista?
Me acomodé el pequeño bolso colgando de mi hombro.
—Tengo la llave, viajemos.
Se rió de eso. Tenía una risa muy linda. Un tono grave que retumbaba en el pasillo.
—Estaremos en Ocho Ríos mañana —dije, como si quizás no supiera por dónde andábamos—. ¿Qué vas a hacer?
—Caminar. Ir a una cascada.
Entramos en el elevador, y él presionó el botón del piso al que iríamos.
—Me imagino que yo lo mismo. Eso, y unas compras.
—Me vendría bien otro anillo para el pie —dijo con una sonrisa.
Le golpeé el brazo.
—Veremos. Aunque podrías venir con nosotras.
Esa invitación salió antes de que lo pensara. Contuve el aliento, no muy segura de si lo quería allí o no. Pero él sacudió la cabeza.
—No soy muy fanático de los grandes grupos.
—No estoy segura de cuántos seremos.
—Hablaba de algo más general. Me refería al incesante grupo que vive siguiéndolas a ti y a Brooke a dónde sea que vayan.
—Son todos muy amables.
—Si tú lo dices.
El elevador se detuvo y salimos. Realmente no quería hablar de Brooke, ni de los chicos, ni de cuánto extrañaba a mis amigos y que alegremente cambiaría a todos los que conocí aquí por un solo amigo de toda la vida.
Caminamos juntos por el corredor, fuimos al salón Luz Estrellada, donde era el espectáculo.
—Mira, lamento burlarme de tus amigos —dijo Justin.
Lo miré.
—No son realmente mis amigos. Sólo son gente con la que la paso bien. Lleva un tiempo hacer amigos.
Mientras nos acercábamos, podía ver que ya había gente esperando entrar.
— ¡Ahí están!
Me volví hacia la voz conocida, y ahí estaba Brooke en un pequeño y ajustado vestido que caía un poco demasiado abajo en la tira del cuello, mostrando que ella tenía mucho más para dar que yo. Se había coloreado las puntas de su cabello oscuro de azul.
—Los he esperado como por siempre —dijo. Se deslizó entre nosotros para quedar en el medio.
— ¿Qué saben del espectáculo? —preguntó.
—Brillante y sexy —ofreció Justin.
—Seré yo quien diga qué tan sexy es —dijo ella.
Nuestros asientos no estaban reservados, pero nos las arreglamos para sentarnos cerca del escenario. Cada hilera era un escalón, y cada tanto había grandes mesas redondas donde la gente dejaba sus bebidas.
Incluso con todo el movimiento y mientras buscábamos lugares, Brooke se negó a moverse del medio de los dos.
Lo que me dije que estaba bien. Justin era un Walter sustituto, y yo realmente no quería ni necesitaba eso. Así que si Brooke quería sentarse en el medio, estaba bien por mí.
Y a Justin no parecía importarle realmente. De hecho, parecía estar acercándose lentamente a Brooke. Se reían y charlaban como si yo no estuviera allí.
Yo era quien sugirió incluir a Brooke, y aquí estaba sintiéndome como la tercer rueda de una bicicleta. O un agarra inalcanzable en una pared para escalar.
Ya había notado antes el tipo de persona que Brooke era, pero nunca me había molestado hasta ahora. Estaba constantemente tocándole el brazo a Justin, su hombro, su mano, como si fueran imanes.
Realmente no debería haberme importado, pero lo hacía. La había invitado, y estaba ignorándome para poder coquetear con Justin.
Si no fuera por mí, no se estaría frotando contra su hombro. Y de todos los chicos que me había presentado, y se habían reunido alrededor de nosotros, el más caliente que había conocido hasta ahora era el que yo había conocido: Justin.
Pensé que era un poco irónico. Si tan sólo no estuviera conectado a Walter, a lo mejor podría haber habido algo entre nosotros.
Ilusiones de mi parte. Por supuesto, nuestros caminos se mantienen cruzados. Fue divertido bailar. Teníamos grandes habilidades para escalar. Y había demasiados consejos que ofrecer. Pero aparte de un beso increíble, no había mostrado ningún interés en mí. Me sentí como si fuera tan excitante y atractiva como una iguana.
Sin embargo, aquí se estaba riendo de todo lo que Brooke decía como si fuera una mujer de Jerry Seinfeld.
Gracias a Dios que las luces se apagaron y las cortinas estaban corridas de vuelta, así que había algo en qué concentrarse más que el espectáculo a mi lado.
Sentí más de lo que vi a Brooke moverse más cerca de mí.
—Justin es tan caliente —susurró en voz alta, mientras la música de repente atacó a través del teatro—. Lo he convencido de que anduviera con nosotros mañana en Ocho Ríos.
La miré.
— ¿En serio?
Ella asintió entusiasmadamente y alzó las cejas.
—Mientras más mejor.
Totalmente atontada volví mi atención al escenario. ¿No había invitado yo primero a Justin? ¿No había dicho que no, y encima dio una excusa banal sobre que no le gustaban las multitudes?
¿No me había advertido él que Brooke traía problemas?
¿Y aquí estaba él, aceptando su invitación para pasar el rato en Ocho Ríos y rechazando la mía?
Imbécil. Tan pronto como lo pensé, me retracté. No era un imbécil. Yo le había dicho desde el principio que no lo quería dando vueltas y cuidándome. Así que quizás había rechazado mi invitación porque creyó que no era sincera. Estaba tan confundida respecto a Justin.
Intenté concentrarme en el espectáculo. Los increíbles trajes. Las chispas, el brillo, y el despliegue absolutamente increíble de talento. Los bailes, el canto, y las actuaciones eran lo mejor que había visto.
Era una de esas experiencias que en cualquier otro momento de mi vida habría disfrutado de verdad, pero estaba teniendo una pequeña fiesta privada de amarguras. Porque no podía descubrir qué quería con Justin. Si era honesta, parte de mí quería pasar tiempo con él, pero otra quería completar todos los ítems de mi lista, incluyendo perder mi virginidad.
Además, no podía pasar por alto el sentimiento de que Justin no me veía como algo más que una amiga, alguien que Walter le había pedido que vigilara, por eso de vez en cuando sentía que debía ponerse en contacto conmigo.
Una camarera en un traje de lentejuelas, que dejaba muy poco a la imaginación, llegó a tomar la orden de bebidas. Empujando un poco a Justin, Brooke ordenó un Sex on the Beach. Ni siquiera sé si ella sabía lo que era la bebida. Creo que sólo quería ser inteligente con su orden y lanzarle una indirecta a Justin. Tal vez ser un poco más sofisticada. Pensé que estaba siendo un poco patética. Yo estaba gravemente irritada con su coqueteo constante.
Le pedí una piña colada. Justin quería una cerveza.
Después de mi experiencia de beber champán en torno a Justin, he decidido limitarme a una bebida, y antes de que llegara, lo he comprobado para asegurarme de que seguía sujetando mi bolso. No quería ir a través de la vergüenza de perderle la pista de nuevo.
Una vez llegaron las bebidas, miré a mis compañeros de mesa. Brooke estaba charlando apoyada contra Justin. Bebí mi trago, y me concentré en el espectáculo.
El tiempo parecía arrastrarse. La música era alegre y divertida, pero cada vez que el sonido bajaba, oía a Brooke hablando con Justin o riéndose de algo.
Justin y yo hablábamos, pero nunca con el entusiasmo que mostraba con Brooke. Era como si fueran almas gemelas o algo así. Quería estirarme, golpearlos en el hombro, y decir “¿me recuerdan?” Uno creería que están en una cita o algo por el estilo.
Cuando el número final terminó, estaba un poco triste de que terminara porque fue un acto espectacular. Pero también me alegraba poder alejarme de la coqueta Brooke. Realmente no entendía por qué me molestaba tanto verla coqueteando con Justin. Ya me había acostumbrado a verla coquetear con todos los otros chicos, así que debería creer que no me tendría que molestar verla hacerlo con Justin.
Pero me molestaba.
Para mi alivio nos separamos una vez salimos del teatro.
—Nos vemos mañana —dijo Brooke.
Luego le dio una palmadita a Justin en el hombro y le guiñó el ojo antes de darse la vuelta e irse contoneándose.
Justin estaba increíblemente callado mientras íbamos al elevador. Parecía tener mucho en qué pensar mientras íbamos a nuestro piso, y a mí no se me ocurría nada qué decir. Cómo podía competir con la Brooke pechugona cuando me sentía como un champán vencido.
El elevador se detuvo y salimos.
— ¿Tu amiga nunca para de hablar? —preguntó finalmente Justin.
Lo miré.
—No pareció molestarte. Dijo que aceptaste venir con nosotros mañana.
—Es que estaba sorprendido por el silencio cuando me preguntó, y no fui lo suficientemente rápido para responder, ya que ella lo hizo por mí.
— ¿Así que no quieres venir con nosotras?
—No diría eso. Me parece bien la idea. No me agradaba ir a las cascadas solo, así que la invitación puede funcionar para mí.
No había funcionado cuando yo lo invité. Eso realmente me molestó. Busqué en mi bolso mi llave.
— ¿Quieres ir por algo de comer y ver una película?
Me detuve, y luego, lentamente, alcé mi mirada a Justin.
— ¿Qué?
—Sé que suena tonto, pero muero por hacer algo normal. El espectáculo estuvo genial, los bailarines fueron fantásticos, pero no es realmente lo mío. Ahora mismo, muero por una hamburguesa y una película. Hay un cine arriba con funciones de medianoche. No me interesa qué veamos. Incluso miraré una comedia romántica.
Era una locura. Estar teniendo lo que se suponía que fuera el mejor viaje de mi vida, y pasar siquiera un minuto de él en un cine, algo que podría hacer en cualquier momento, día o noche, en casa.
¡Mierda! ¡Yo trabajo en un cine!
¿Por qué querría ir a uno en vacaciones? Porque, me di cuenta, me daría una excusa para pasar un rato más con Justin sin nadie en el medio. Y aunque creo que involucrarme con él de cualquier forma puede traerme problemas a la larga, esta noche quería estar con él.
Sonriendo, asentí.
—Sí. Me gusta la idea.
—Genial. Dame cinco minutos para ponerme unos jeans…
—Necesitaré diez.
—Hecho.
En realidad me tomó ocho salir de mi vestido y ponerme unos jeans, una camiseta roja de un solo hombro, y otras sandalias. Pasé los dedos por mi cabello para desarreglarlo un poco, me volví a poner brillo labial, y estaba lista para partir.
Justin estaba esperando en el pasillo cuando abrí la puerta.
Encontramos un restaurante donde pidió una hamburguesa triple con queso mientras yo fui por una simple. No podía imaginarme dónde pondría toda esa comida más tarde. Compartimos unos aros de cebolla y bebimos malteadas.
No podía creer qué tan bueno estaba.
—Esto es una locura —dije jugueteando con un aro de cebolla—. Tener toda esta comida exótica que nunca he probado, y estar sentada aquí comiendo una hamburguesa.
—Estoy de acuerdo —dijo, justo antes de darle un sorbo a su bebida—. Pero, hombre, esto es lo mejor.
Le dio una mordida a su hamburguesa, masticó un poco, metió un aro de cebolla en la kétchup, y preguntó.
— ¿Brooke va enserio con alguno de esos tipos que la viven rodeando?
Lo miré. Me estudiaba mientras parecía estar comiendo ausentemente su aro de cebolla.
—No lo creo. —Casi añado que a ella parecía gustarle ejemplificar todo con jeans, pero intentaba ser amable, no estar celosa.
— ¿Qué hay de ti? —preguntó.
— ¿Qué hay conmigo?
— ¿Vas enserio con alguno de esos tipos?
—No realmente. Quiero decir, como dije, son agradables, y es divertido tener gente con quien hacer todo tipo de cosas, y quiero que estas sean unas vacaciones especiales.
—Me gusta eso. —Se acabó su hamburguesa.
Cuando llegamos al cine, elegí una película que estaba segura tenía un montón de romance y cosas de chicas. Sin acción, sin armas disparándose, sin sangre, sin gore.
Fiel a su palabra, a Justin no pareció importarlo. Hicimos nuestro camino al cine. Estaba más lleno de lo que esperaba, pero nos las arreglamos para encontrar asientos como en las filas de la mitad. Las luces seguían prendidas, y las publicidades brillaban en la pantalla.
—Uno creería que estando en un crucero, se salvaría de las publicidades —dijo tranquilamente Justin a mi lado.
—Debo advertirte —susurré —, no hablo en las películas. Realmente me molesta la gente que lo hace, como si estuvieran en sus casas o algo así.
—Te escucho.
Sonreí a eso.
— ¿No preferirías oír la película?
Sonrió.
—Sí.
Las luces descendieron, y me senté más cómodamente. Justin estaba en lo cierto. Estaba de humor para algo muy familiar, y sentarme en un cine era la mejor experiencia. Es extraño que sólo después de unos días fuera, estoy extrañando casa.
Vimos los avances en silencio. Luego comenzó la película. Justin se acercó a mí. Me incliné hacia él, esperando que me susurrara algo sobre los avances o la película, totalmente desprevenida para lo que en realidad dijo.
—Esa primera noche, cuando dijiste que dormir con alguien estaba en tu lista… ¿no te referías a dormir con alguien, cierto?
Mi corazón latía agitado. Realmente esperaba no haber dicho lo que dije o que él no oyera lo que dije. Sin embargo, susurré.
—No.
— ¿Por qué pondrías eso en una lista de qué hacer?
Tragué con fuerza. Quizás era la oscuridad del cine que me hacía más fácil confesar, pero me encontré revelando mi razón.
—Porque es algo que nunca antes he hecho.
—No lo hagas, ______. No con alguno de esos tipos que Brooke tiene comiendo de su mano. Te mereces algo mejor que esos imbéciles.
No sabía si era Justin, un chico, un amigo, quién hablaba, o el ahijado de Walter ofreciéndome un consejo porque debe cuidarme.
— ¿Por qué te importa? —pregunté en voz baja.
—Porque me gustas, y no quiero verte lastimada.
Le gustaba. ¿Así que qué se suponía que hiciera ahora? ¿Abandonar mi búsqueda para encontrar al tipo ideal? ¿Y si ese chico ideal era Justin?
Pero no podía serlo. Un amorío con Justin estaba fuera de discusión. ¿Aunque podría haber algo más entre nosotros?

#Hola
Hola chicas espero que les haya gustado c:, no se ustedes pero hoy estoy demasiado feliz por dos cosas la primera por Justin arraso con los TCA y segundo porque Hoy 1D esta cumpliendo dos años desde que se formo ♥, bueno las amo gracias por comentar xoxo
PD: Espero hayan entendido la imagen xd _______ estaba re celosa xd

Views 1,471

1460 days ago

#CAPITULO #18 #CC
Esta noche no es una cita.
Me dije eso una y otra vez mientras me cambiaba de una tenida a otra, incapaz de decidir exactamente lo que debería llevar a un espectáculo que no era una película ni una obra de la escuela secundaria. Era un espectáculo como los que anuncian en la televisión en Las Vegas o en Broadway, o cualquier número de esas producciones escénicas. No era una cita.
Walter había comprado las entradas, estaba tratando de ser amable, estaba tratando de asegurarse que todos la pasáramos bien. Dado que me ve como su hija, y había traído a Justin al crucero, pensó que conectarnos era lo mejor. Así que esta noche estaríamos enganchados.
Había planeado ser totalmente casual después de la boda, para relajarme por completo el resto del crucero. Pero aquí estaba secándome el brillo de labios, poniéndome rímel y sombra de ojos. Me pinté las uñas. Incluso me planché el cabello, por lo que estaba recto y liso, y tan no-casual.
No podía creer todos los problemas que tenía, o cuán revuelto estaba mi estómago. Casi me sentí como si estuviera de vuelta en la estúpida pared de roca escalando en busca de ese último trozo para poder ver todo lo que me rodeaba.
Me sentía como si no estuviera viendo nada. Era muy difícil no estar con alguien que compartiera un pasado conmigo. Me agrada Brooke. Es muy divertida, y sin duda creía en llevar la fiesta a todas partes. Tenía un presentimiento de que era una de esas personas a las que no les gusta estar solas. Ni un segundo.
Era algo fresco. No tengo problema con esa actitud. Pero no estaba muy contenta que Shooter me robara un beso. Tenía la sensación de que Brooke habría estado bien con eso. Los chicos pensaban que Brooke y yo éramos como dos gotas de agua cuando nos parecíamos más a una manzana y una naranja. No hay mucho en común, excepto por el hecho de que las dos éramos chicas.
Pero también eso estaba bien, supongo. A pesar de que estaba deseando no haberle pedido a Justin que le consiguiera a Brooke un boleto. Un poco de tiempo lejos del ambiente de fiesta constante podría haber estado bien.
Por otro lado quería sacar el máximo partido de este crucero, y estar fuera por mí misma limitaba las oportunidades.
Cuando llamaron a mi puerta inspiré hondo y me di una última mirada en el espejo. Llevaba un vestido ceñido, brillante de color rosa que había elegido a bajo precio, pensando que probablemente nunca lo usaría, pero lo compré por si acaso.
Y ahí estaba yo, usándolo con sandalias. Esperaba que no le diera la idea de haberme vestido para una cita. Porque esto no es cita, me repetí por centésima vez.
Crucé la habitación, abrí la puerta, y, después de verlo, me pregunté si Justin pensó que tal vez se trataba de una cita. Se veía increíble. Llevaba una camisa azul con botones y pantalones.
—No había planeado arreglarme tanto en el crucero —empezó a decir, y se encogió de hombros—, pero me di cuenta de que en un espectáculo…
Sus ojos en blanco me hicieron reír.
—Lo mismo digo —admití.
—Creo que hay algún tipo de código de vestimenta —dijo.
—Me di cuenta. No teníamos tantos códigos de vestimenta en la secundaria como en el crucero. —Algunos de los restaurantes requerían ropa elegante, hombres en trajes de etiqueta, las damas con vestidos. No hace falta decir que planeé evitar dichas prácticas.
—Sí, es un poco extraño estar de vacaciones, y tener que vestirse así. ¿Estás lista?
Me acomodé el pequeño bolso colgando de mi hombro.
—Tengo la llave, viajemos.
Se rió de eso. Tenía una risa muy linda. Un tono grave que retumbaba en el pasillo.
—Estaremos en Ocho Ríos mañana —dije, como si quizás no supiera por dónde andábamos—. ¿Qué vas a hacer?
—Caminar. Ir a una cascada.
Entramos en el elevador, y él presionó el botón del piso al que iríamos.
—Me imagino que yo lo mismo. Eso, y unas compras.
—Me vendría bien otro anillo para el pie —dijo con una sonrisa.
Le golpeé el brazo.
—Veremos. Aunque podrías venir con nosotras.
Esa invitación salió antes de que lo pensara. Contuve el aliento, no muy segura de si lo quería allí o no. Pero él sacudió la cabeza.
—No soy muy fanático de los grandes grupos.
—No estoy segura de cuántos seremos.
—Hablaba de algo más general. Me refería al incesante grupo que vive siguiéndolas a ti y a Brooke a dónde sea que vayan.
—Son todos muy amables.
—Si tú lo dices.
El elevador se detuvo y salimos. Realmente no quería hablar de Brooke, ni de los chicos, ni de cuánto extrañaba a mis amigos y que alegremente cambiaría a todos los que conocí aquí por un solo amigo de toda la vida.
Caminamos juntos por el corredor, fuimos al salón Luz Estrellada, donde era el espectáculo.
—Mira, lamento burlarme de tus amigos —dijo Justin.
Lo miré.
—No son realmente mis amigos. Sólo son gente con la que la paso bien. Lleva un tiempo hacer amigos.
Mientras nos acercábamos, podía ver que ya había gente esperando entrar.
— ¡Ahí están!
Me volví hacia la voz conocida, y ahí estaba Brooke en un pequeño y ajustado vestido que caía un poco demasiado abajo en la tira del cuello, mostrando que ella tenía mucho más para dar que yo. Se había coloreado las puntas de su cabello oscuro de azul.
—Los he esperado como por siempre —dijo. Se deslizó entre nosotros para quedar en el medio.
— ¿Qué saben del espectáculo? —preguntó.
—Brillante y sexy —ofreció Justin.
—Seré yo quien diga qué tan sexy es —dijo ella.
Nuestros asientos no estaban reservados, pero nos las arreglamos para sentarnos cerca del escenario. Cada hilera era un escalón, y cada tanto había grandes mesas redondas donde la gente dejaba sus bebidas.
Incluso con todo el movimiento y mientras buscábamos lugares, Brooke se negó a moverse del medio de los dos.
Lo que me dije que estaba bien. Justin era un Walter sustituto, y yo realmente no quería ni necesitaba eso. Así que si Brooke quería sentarse en el medio, estaba bien por mí.
Y a Justin no parecía importarle realmente. De hecho, parecía estar acercándose lentamente a Brooke. Se reían y charlaban como si yo no estuviera allí.
Yo era quien sugirió incluir a Brooke, y aquí estaba sintiéndome como la tercer rueda de una bicicleta. O un agarra inalcanzable en una pared para escalar.
Ya había notado antes el tipo de persona que Brooke era, pero nunca me había molestado hasta ahora. Estaba constantemente tocándole el brazo a Justin, su hombro, su mano, como si fueran imanes.
Realmente no debería haberme importado, pero lo hacía. La había invitado, y estaba ignorándome para poder coquetear con Justin.
Si no fuera por mí, no se estaría frotando contra su hombro. Y de todos los chicos que me había presentado, y se habían reunido alrededor de nosotros, el más caliente que había conocido hasta ahora era el que yo había conocido: Justin.
Pensé que era un poco irónico. Si tan sólo no estuviera conectado a Walter, a lo mejor podría haber habido algo entre nosotros.
Ilusiones de mi parte. Por supuesto, nuestros caminos se mantienen cruzados. Fue divertido bailar. Teníamos grandes habilidades para escalar. Y había demasiados consejos que ofrecer. Pero aparte de un beso increíble, no había mostrado ningún interés en mí. Me sentí como si fuera tan excitante y atractiva como una iguana.
Sin embargo, aquí se estaba riendo de todo lo que Brooke decía como si fuera una mujer de Jerry Seinfeld.
Gracias a Dios que las luces se apagaron y las cortinas estaban corridas de vuelta, así que había algo en qué concentrarse más que el espectáculo a mi lado.
Sentí más de lo que vi a Brooke moverse más cerca de mí.
—Justin es tan caliente —susurró en voz alta, mientras la música de repente atacó a través del teatro—. Lo he convencido de que anduviera con nosotros mañana en Ocho Ríos.
La miré.
— ¿En serio?
Ella asintió entusiasmadamente y alzó las cejas.
—Mientras más mejor.
Totalmente atontada volví mi atención al escenario. ¿No había invitado yo primero a Justin? ¿No había dicho que no, y encima dio una excusa banal sobre que no le gustaban las multitudes?
¿No me había advertido él que Brooke traía problemas?
¿Y aquí estaba él, aceptando su invitación para pasar el rato en Ocho Ríos y rechazando la mía?
Imbécil. Tan pronto como lo pensé, me retracté. No era un imbécil. Yo le había dicho desde el principio que no lo quería dando vueltas y cuidándome. Así que quizás había rechazado mi invitación porque creyó que no era sincera. Estaba tan confundida respecto a Justin.
Intenté concentrarme en el espectáculo. Los increíbles trajes. Las chispas, el brillo, y el despliegue absolutamente increíble de talento. Los bailes, el canto, y las actuaciones eran lo mejor que había visto.
Era una de esas experiencias que en cualquier otro momento de mi vida habría disfrutado de verdad, pero estaba teniendo una pequeña fiesta privada de amarguras. Porque no podía descubrir qué quería con Justin. Si era honesta, parte de mí quería pasar tiempo con él, pero otra quería completar todos los ítems de mi lista, incluyendo perder mi virginidad.
Además, no podía pasar por alto el sentimiento de que Justin no me veía como algo más que una amiga, alguien que Walter le había pedido que vigilara, por eso de vez en cuando sentía que debía ponerse en contacto conmigo.
Una camarera en un traje de lentejuelas, que dejaba muy poco a la imaginación, llegó a tomar la orden de bebidas. Empujando un poco a Justin, Brooke ordenó un Sex on the Beach. Ni siquiera sé si ella sabía lo que era la bebida. Creo que sólo quería ser inteligente con su orden y lanzarle una indirecta a Justin. Tal vez ser un poco más sofisticada. Pensé que estaba siendo un poco patética. Yo estaba gravemente irritada con su coqueteo constante.
Le pedí una piña colada. Justin quería una cerveza.
Después de mi experiencia de beber champán en torno a Justin, he decidido limitarme a una bebida, y antes de que llegara, lo he comprobado para asegurarme de que seguía sujetando mi bolso. No quería ir a través de la vergüenza de perderle la pista de nuevo.
Una vez llegaron las bebidas, miré a mis compañeros de mesa. Brooke estaba charlando apoyada contra Justin. Bebí mi trago, y me concentré en el espectáculo.
El tiempo parecía arrastrarse. La música era alegre y divertida, pero cada vez que el sonido bajaba, oía a Brooke hablando con Justin o riéndose de algo.
Justin y yo hablábamos, pero nunca con el entusiasmo que mostraba con Brooke. Era como si fueran almas gemelas o algo así. Quería estirarme, golpearlos en el hombro, y decir “¿me recuerdan?” Uno creería que están en una cita o algo por el estilo.
Cuando el número final terminó, estaba un poco triste de que terminara porque fue un acto espectacular. Pero también me alegraba poder alejarme de la coqueta Brooke. Realmente no entendía por qué me molestaba tanto verla coqueteando con Justin. Ya me había acostumbrado a verla coquetear con todos los otros chicos, así que debería creer que no me tendría que molestar verla hacerlo con Justin.
Pero me molestaba.
Para mi alivio nos separamos una vez salimos del teatro.
—Nos vemos mañana —dijo Brooke.
Luego le dio una palmadita a Justin en el hombro y le guiñó el ojo antes de darse la vuelta e irse contoneándose.
Justin estaba increíblemente callado mientras íbamos al elevador. Parecía tener mucho en qué pensar mientras íbamos a nuestro piso, y a mí no se me ocurría nada qué decir. Cómo podía competir con la Brooke pechugona cuando me sentía como un champán vencido.
El elevador se detuvo y salimos.
— ¿Tu amiga nunca para de hablar? —preguntó finalmente Justin.
Lo miré.
—No pareció molestarte. Dijo que aceptaste venir con nosotros mañana.
—Es que estaba sorprendido por el silencio cuando me preguntó, y no fui lo suficientemente rápido para responder, ya que ella lo hizo por mí.
— ¿Así que no quieres venir con nosotras?
—No diría eso. Me parece bien la idea. No me agradaba ir a las cascadas solo, así que la invitación puede funcionar para mí.
No había funcionado cuando yo lo invité. Eso realmente me molestó. Busqué en mi bolso mi llave.
— ¿Quieres ir por algo de comer y ver una película?
Me detuve, y luego, lentamente, alcé mi mirada a Justin.
— ¿Qué?
—Sé que suena tonto, pero muero por hacer algo normal. El espectáculo estuvo genial, los bailarines fueron fantásticos, pero no es realmente lo mío. Ahora mismo, muero por una hamburguesa y una película. Hay un cine arriba con funciones de medianoche. No me interesa qué veamos. Incluso miraré una comedia romántica.
Era una locura. Estar teniendo lo que se suponía que fuera el mejor viaje de mi vida, y pasar siquiera un minuto de él en un cine, algo que podría hacer en cualquier momento, día o noche, en casa.
¡Mierda! ¡Yo trabajo en un cine!
¿Por qué querría ir a uno en vacaciones? Porque, me di cuenta, me daría una excusa para pasar un rato más con Justin sin nadie en el medio. Y aunque creo que involucrarme con él de cualquier forma puede traerme problemas a la larga, esta noche quería estar con él.
Sonriendo, asentí.
—Sí. Me gusta la idea.
—Genial. Dame cinco minutos para ponerme unos jeans…
—Necesitaré diez.
—Hecho.
En realidad me tomó ocho salir de mi vestido y ponerme unos jeans, una camiseta roja de un solo hombro, y otras sandalias. Pasé los dedos por mi cabello para desarreglarlo un poco, me volví a poner brillo labial, y estaba lista para partir.
Justin estaba esperando en el pasillo cuando abrí la puerta.
Encontramos un restaurante donde pidió una hamburguesa triple con queso mientras yo fui por una simple. No podía imaginarme dónde pondría toda esa comida más tarde. Compartimos unos aros de cebolla y bebimos malteadas.
No podía creer qué tan bueno estaba.
—Esto es una locura —dije jugueteando con un aro de cebolla—. Tener toda esta comida exótica que nunca he probado, y estar sentada aquí comiendo una hamburguesa.
—Estoy de acuerdo —dijo, justo antes de darle un sorbo a su bebida—. Pero, hombre, esto es lo mejor.
Le dio una mordida a su hamburguesa, masticó un poco, metió un aro de cebolla en la kétchup, y preguntó.
— ¿Brooke va enserio con alguno de esos tipos que la viven rodeando?
Lo miré. Me estudiaba mientras parecía estar comiendo ausentemente su aro de cebolla.
—No lo creo. —Casi añado que a ella parecía gustarle ejemplificar todo con jeans, pero intentaba ser amable, no estar celosa.
— ¿Qué hay de ti? —preguntó.
— ¿Qué hay conmigo?
— ¿Vas enserio con alguno de esos tipos?
—No realmente. Quiero decir, como dije, son agradables, y es divertido tener gente con quien hacer todo tipo de cosas, y quiero que estas sean unas vacaciones especiales.
—Me gusta eso. —Se acabó su hamburguesa.
Cuando llegamos al cine, elegí una película que estaba segura tenía un montón de romance y cosas de chicas. Sin acción, sin armas disparándose, sin sangre, sin gore.
Fiel a su palabra, a Justin no pareció importarlo. Hicimos nuestro camino al cine. Estaba más lleno de lo que esperaba, pero nos las arreglamos para encontrar asientos como en las filas de la mitad. Las luces seguían prendidas, y las publicidades brillaban en la pantalla.
—Uno creería que estando en un crucero, se salvaría de las publicidades —dijo tranquilamente Justin a mi lado.
—Debo advertirte —susurré —, no hablo en las películas. Realmente me molesta la gente que lo hace, como si estuvieran en sus casas o algo así.
—Te escucho.
Sonreí a eso.
— ¿No preferirías oír la película?
Sonrió.
—Sí.
Las luces descendieron, y me senté más cómodamente. Justin estaba en lo cierto. Estaba de humor para algo muy familiar, y sentarme en un cine era la mejor experiencia. Es extraño que sólo después de unos días fuera, estoy extrañando casa.
Vimos los avances en silencio. Luego comenzó la película. Justin se acercó a mí. Me incliné hacia él, esperando que me susurrara algo sobre los avances o la película, totalmente desprevenida para lo que en realidad dijo.
—Esa primera noche, cuando dijiste que dormir con alguien estaba en tu lista… ¿no te referías a dormir con alguien, cierto?
Mi corazón latía agitado. Realmente esperaba no haber dicho lo que dije o que él no oyera lo que dije. Sin embargo, susurré.
—No.
— ¿Por qué pondrías eso en una lista de qué hacer?
Tragué con fuerza. Quizás era la oscuridad del cine que me hacía más fácil confesar, pero me encontré revelando mi razón.
—Porque es algo que nunca antes he hecho.
—No lo hagas, ______. No con alguno de esos tipos que Brooke tiene comiendo de su mano. Te mereces algo mejor que esos imbéciles.
No sabía si era Justin, un chico, un amigo, quién hablaba, o el ahijado de Walter ofreciéndome un consejo porque debe cuidarme.
— ¿Por qué te importa? —pregunté en voz baja.
—Porque me gustas, y no quiero verte lastimada.
Le gustaba. ¿Así que qué se suponía que hiciera ahora? ¿Abandonar mi búsqueda para encontrar al tipo ideal? ¿Y si ese chico ideal era Justin?
Pero no podía serlo. Un amorío con Justin estaba fuera de discusión. ¿Aunque podría haber algo más entre nosotros?

#Hola
Hola chicas espero que les haya gustado c:, no se ustedes pero hoy estoy demasiado feliz por dos cosas la primera por Justin arraso con los TCA y segundo porque Hoy 1D esta cumpliendo dos años desde que se formo ♥, bueno las amo gracias por comentar xoxo
PD: Espero hayan entendido la imagen xd _______ estaba re celosa xd

91 Comments

Realtime comments disabled

danna269 1439 days ago

OMG! I LOVE IT!!

Polytha_Bieber 1450 days ago

Rayis le gusta a Justin *-* que magico dkfhks okno siguela pronto

BelenQuevedo29 1451 days ago

S I G U E L A♥♥♥ mueeerrrooo que le diraaaa "___" por favor siguela cada dia la amo mas♥

likeaweasly 1452 days ago

pñoiuytredfcvgbhnjmk,loiuytr oh por dios *o*

MeDrogoConOreos 1453 days ago

Siguela, casi me muero cuando le dijo que le gustaba, me encanta... :)

StratfordTears 1454 days ago

OMG síguela quiero saber ya que pasa sndjfsdfjkds

onlinebiebs 1454 days ago

Mi instinto asesino comienza a aparecer... POR QUÉ LA DEJASTE ASÍ!!? lakjdlkadlasjd por favor sigue ♥

YainelMorales1D 1456 days ago

Lo dejastes en la mejor parteeeeee! OH JUSTIN HABLO .. SEGUILA EN CUANTO PUEDAS NESECITO MAS MAS <3

florlehn 1456 days ago

OMG kfhdsfkdsj ame el capitulo e.e ahhh yo sabia que a Justin le gustaba <3 ddksfjksdhfjks xD seguila!

LauhBieber 1457 days ago

GOD! Siguela!!!

ayoung_dreamer 1458 days ago

Owww Genial el capitulo lo ame siguela porfavor :DD

strongerkidrauh 1458 days ago

SIGUELAAA me puse a dia y ahora necesiro moreeeeeee

0urfeels 1458 days ago

Awwwww me mori! Es muyy hermosaaaaa. La ame♥ Seguilaa :)

BeADirectieber 1458 days ago

Awwww, el final <3 Fue un amor, olkljkfdjgdksfg la ame, la ame, la ame y necesito mas, si? :D Siguela

imessigirl 1458 days ago

Awwww Justin gusta de rayita morí de la ternura :') Por favor haz una maratón pronto , no puedes dejarla así :/

JaviSwagBieber6 1458 days ago

Puedo publicar tu nove! Te dare creditos <3

JaviSwagBieber6 1458 days ago

Por favor siguelaaa! Como se te ocurre dejarla justo ahi! Muerooo!

valequientero 1458 days ago

Me encanto esta muy buena síguela yaaaa

Hillary_Michel 1458 days ago

a otraa cosiita... BROOKE!! -.- ella esta buscandoo la ira de _____ y se que no es buenoo! hahhaa en serio brooke GET OUT OF MY KITCHEN!

Hillary_Michel 1458 days ago

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA DIOSS! PORFINN! LO QUE TANTOO ESPEREE! GOSH SIGUELAA AMGAAA AHORAA SII Q SE PUSOO WENOO ESTOO! <3 siguelaa