Desde que llegó Jelly Bean al Nexus, mi felicidad al usar el smartphone incrementó en un 30%