Malas decisiones de Sauber y la lluvia hicieron que Checo pasara del lugar 2 al 12 en parrilla del GP de Alemania