Pues, nada, que hoy hubo convención de enanos espurios en Los Pinos. Imposición a lo descarado. ¿Lo permitiremos?