Error sacude el caso de Stefano