Con un aplauso muere el Estado de Bienestar en España