La persona es dueña de lo que calla y esclava de lo que dice.