Uno sabe que la tarde va a ser diferente cuando se encuentra una sucursal de las caras de Bélmez esperándole en casa.