Muchas gracias a los jóvenes de la batucada  de Kanasín, que no paran ni con la lluvia!