No hay duda que los políticos y batatas boricuas son un asco, en eso estamos de acuerdo...eso incluye al tipejo este: Martorell.