Una «tacita» de café