Todo era alegría y diversión hasta que abrí mis Ruffles y no estaba ni a la mitad de llena la bolsa