Cuando un perro muere pierdes un amigo, pero ganas un ángel.