Rotate photo View full size
#Touchthesky.
Capítulo 3.

La sentí cerca de mi, me puse nervioso, no sentí nada, de verdad nada, como si una pared tratara de besarme, me negué volteando mi cabeza.
—Lo siento—se disculpó yéndose a su lugar.
—Descuida—digo mirándola feo—lo siento, yo sigo amando a Sofía.
—¿Aunque este en una cama de hospital?—pregunta.
—Aún así ella este calva, gorda, delgada, lo que sea, la amo.
—Me descuidé—me dice.
—Será la última vez que nos veremos, me iré a Londres.
—¿Londres?.
—Sofía... emm...—pienso la repuesta—será trasladada hacía allá.
—¿Quién se hará cargo de Catherine?.
—Yo.
—¿Tú?
—Si, yo.
—¿Cómo conociste a Sofía?—me pregunta.
Todo vuelve a llegar a mi mente de golpe, como una montaña de nieve, sonrío y me entristezco.

—¡Hey Harry!—me grita mi amigo Louis. Nos encontrábamos jugando fútbol.
—¿Qué pasó?—le grito desde la otra esquina.
—¡Lanza el balón!—me ordena.
—Ahí va....—digo mientras me pulso, lo lanzo y veo como vuela en el aire, se gira en otra dirección y golpea a una persona.
—¡Auch—puedo escuchar.
Mis amigos y yo nos empezamos a reír, miramos a la persona tirada en el piso sobándose la cabeza. Pienso en ayudar, voy trotando hacía esa persona, la veo volteada. Era una chica, de cabello largo, castaña, su café cayó al piso, igual que sus cosas, sentí vergüenza y me dije —Ayudala—
—Perdón—trato de ocultar mi risa.
—No importa, ya... mira... se cayó mi café en mi blusa—la tomo de la mano y se levanta.
—Enserio lo siento, solo jugaba con...
—¿con tus amigos? ¿los que se están riendo de mi? si, ¿sabes qué? déjalo así.
Miré por encima de mi hombro a mis amigos que estaban detrás de mi a lo lejos, 3 se secretaban entre ellos y otro se reía: eramos 5.
—Te compraré otro café ¿qué dices?.
—No te preocupes por el café, ahora mi blusa... pues... está mojada.
—Te presto una, ahí está mi coche y....
—¡Ey! ¡Vaya! vas muy rápido.
—No me dejaste terminar, te iba a decir que tengo una hermana, y dejó una blusa en mi coche, te puede quedar.
La chica comenzó a reír, era hermosa.
—¿Me prestarías una blusa de tu hermana?—sonrío risueña.
—Si quieres...
—No, enserio, déjalo así.
—Vamos...—insistí—es lo mejor que puedo hacer, y comprarte otro café.
—Está bien...—al final acepta y caminamos a mi coche.
—¿Te quedará su blusa? yo pienso que si, son igual de delgadas.
Ella se queda callada y luego ríe.
Abro la puerta de copiloto, me estiro por el asiento hasta el trasero y miro la blusa echa bola, la tomo y agacho mi cabeza para no golpearme con el borde de la puerta, la cierro y le entrego la blusa.
—Aquí tienes.
—Me da bastante pena traer la blusa de tu hermana.
—No, no te preocupes, ella entenderá.
—¿Seguro?—pregunta y me mira a los ojos.
—Segurisimo—le sonrío tratando de convenserla.
—Está bien...—toma la blusa, me mira y pregunta: —¿me puedo cambiar en tu coche?—
—Emm sí.
—Ok has guardia, y no espíes—entra y se sienta en el asiento trasero.
—Claro que no, ¿qué me crees?—le digo mientras cierro la puerta del coche, me recargo con la espalda y trato de mirarla por el espejo.
—¡Ey!—me grita desde adentro.
—No pasa nada... no pasa nada—le digo.
Segundos después sale, por la otra puerta, escucho el portazo y la miro, se veía hermosa, iluminaba toda la calle, las luces de la ciudad ya no servían y ella sonreía.
—¿Cómo me veo?—pregunta.
—Te ves..—la miro de abajo hacía arriba—bien—muerdo mi labio.
—Vamos, me veo faltal.
—No claro que no—le toco el hombro.
— Ni siquiera me has dicho tu nombre—me dice quitando mi mano de su hombro.
—Si tu me dices el tuyo, te digo el mio—se lo digo en un tono coqueto.
—Deja te digo que coquetear no te servirá de nada—se recarga junto conmigo en mi coche.
Yo era más alto, me dio bastante risa.
—Me llamo Harry—me cruzo de brazos y la miro.
—Sofía—levanta la cabeza para verme.
—Un gusto—la miro y me derrito.

Amanda presta mucha atención y me dice: —Eres fuerte Harry.
Levanto la cabeza para verla, se está mirando la uña.
—Gra...cias—digo no seguro.
—Mi esposo bueno... me dejó a los días de la muerte de mi hijo.
—No fue tu culpa—trato de consolarla.
—Lo fué... pero bueno, cuéntame de ti... ¿qué pasará?.
—¿Pasará de qué?.
—Londres....
—Oh... cuando reciba más noticias me... iré.
—No te vayas, bueno, yo estoy segura que Sofía despertará.
—Gracias Amanda pero.... tengo miedo.
—¿Miedo?.
—Que no despierte, la quiero conmigo.
—¿Cuánto duraron de novios?—pregunta.
—La conocí cuando tenía 16, ahora ya cumpliré los 21.
—A Sofía le queda mucho por vivir, son jóvenes y obvio que su bebé los necesita.
Sonrío y le pregunto: —¿qué edad tienes tu?.
—26.
—Wow—exclamo.
Amanda quería decir algo pero el llanto de Catherine hizo que cerrara la boca.
—Tengo que atender a mi hija—me levanto del sillón y camino a su cuarto, tomo la pañalera, me la cuelgo en el hombro y la tomo.
—¿Se van tan rápido?.
—Tenemos que irnos al hospital, quiero ver a Sofía.
La escuché suspirar. —Gracias por todo—le dije.
—De nada, espero vernos otra vez.
—Claro... nos vemos, y gracias por... tu sabes, Catherine.
—De nada—me vuelve a decir.
Salgo de ahí y me dirijo al coche, me meto y acomodo a mi hijita.
—Veremos a mami—le digo con una voz dulce mientras le pongo el cinturón.

Estaba todo callado, no había ni una sola alma, no veía enfermeras, solo estaba la recepcionista, caminé con Catherine, ella dormía en la carriola.
Ví que estaban los padres de Sofía, no los veía desde hace días, desde el accidente yo era el que gastaba sus parpados ahí esperando una respuesta.
—Harold—me dice su mamá, solo al escuchar el tono de su voz me entró la preocupación.
—¿Qué pasa?—pregunto.
—Es sobre.... Sofía.
—¿Sofía?—repito—¿qué pasó con ella?—trago saliba.
—Es mejor que lo veas por ti mismo....—me toca el hombro su padre.
Dejo a Catherine con sus abuelos, corro hasta el cuarto donde Sofía estaba hospedada.
No puedo ver... ¿QUÉ? ¡No! ¿POR QUÉ? ¡ESTO NO PODÍA PASAR! ¿Era un sueño? Quería morir.

Views 136

731 days ago

#Touchthesky.
Capítulo 3.

La sentí cerca de mi, me puse nervioso, no sentí nada, de verdad nada, como si una pared tratara de besarme, me negué volteando mi cabeza.
—Lo siento—se disculpó yéndose a su lugar.
—Descuida—digo mirándola feo—lo siento, yo sigo amando a Sofía.
—¿Aunque este en una cama de hospital?—pregunta.
—Aún así ella este calva, gorda, delgada, lo que sea, la amo.
—Me descuidé—me dice.
—Será la última vez que nos veremos, me iré a Londres.
—¿Londres?.
—Sofía... emm...—pienso la repuesta—será trasladada hacía allá.
—¿Quién se hará cargo de Catherine?.
—Yo.
—¿Tú?
—Si, yo.
—¿Cómo conociste a Sofía?—me pregunta.
Todo vuelve a llegar a mi mente de golpe, como una montaña de nieve, sonrío y me entristezco.

—¡Hey Harry!—me grita mi amigo Louis. Nos encontrábamos jugando fútbol.
—¿Qué pasó?—le grito desde la otra esquina.
—¡Lanza el balón!—me ordena.
—Ahí va....—digo mientras me pulso, lo lanzo y veo como vuela en el aire, se gira en otra dirección y golpea a una persona.
—¡Auch—puedo escuchar.
Mis amigos y yo nos empezamos a reír, miramos a la persona tirada en el piso sobándose la cabeza. Pienso en ayudar, voy trotando hacía esa persona, la veo volteada. Era una chica, de cabello largo, castaña, su café cayó al piso, igual que sus cosas, sentí vergüenza y me dije —Ayudala—
—Perdón—trato de ocultar mi risa.
—No importa, ya... mira... se cayó mi café en mi blusa—la tomo de la mano y se levanta.
—Enserio lo siento, solo jugaba con...
—¿con tus amigos? ¿los que se están riendo de mi? si, ¿sabes qué? déjalo así.
Miré por encima de mi hombro a mis amigos que estaban detrás de mi a lo lejos, 3 se secretaban entre ellos y otro se reía: eramos 5.
—Te compraré otro café ¿qué dices?.
—No te preocupes por el café, ahora mi blusa... pues... está mojada.
—Te presto una, ahí está mi coche y....
—¡Ey! ¡Vaya! vas muy rápido.
—No me dejaste terminar, te iba a decir que tengo una hermana, y dejó una blusa en mi coche, te puede quedar.
La chica comenzó a reír, era hermosa.
—¿Me prestarías una blusa de tu hermana?—sonrío risueña.
—Si quieres...
—No, enserio, déjalo así.
—Vamos...—insistí—es lo mejor que puedo hacer, y comprarte otro café.
—Está bien...—al final acepta y caminamos a mi coche.
—¿Te quedará su blusa? yo pienso que si, son igual de delgadas.
Ella se queda callada y luego ríe.
Abro la puerta de copiloto, me estiro por el asiento hasta el trasero y miro la blusa echa bola, la tomo y agacho mi cabeza para no golpearme con el borde de la puerta, la cierro y le entrego la blusa.
—Aquí tienes.
—Me da bastante pena traer la blusa de tu hermana.
—No, no te preocupes, ella entenderá.
—¿Seguro?—pregunta y me mira a los ojos.
—Segurisimo—le sonrío tratando de convenserla.
—Está bien...—toma la blusa, me mira y pregunta: —¿me puedo cambiar en tu coche?—
—Emm sí.
—Ok has guardia, y no espíes—entra y se sienta en el asiento trasero.
—Claro que no, ¿qué me crees?—le digo mientras cierro la puerta del coche, me recargo con la espalda y trato de mirarla por el espejo.
—¡Ey!—me grita desde adentro.
—No pasa nada... no pasa nada—le digo.
Segundos después sale, por la otra puerta, escucho el portazo y la miro, se veía hermosa, iluminaba toda la calle, las luces de la ciudad ya no servían y ella sonreía.
—¿Cómo me veo?—pregunta.
—Te ves..—la miro de abajo hacía arriba—bien—muerdo mi labio.
—Vamos, me veo faltal.
—No claro que no—le toco el hombro.
— Ni siquiera me has dicho tu nombre—me dice quitando mi mano de su hombro.
—Si tu me dices el tuyo, te digo el mio—se lo digo en un tono coqueto.
—Deja te digo que coquetear no te servirá de nada—se recarga junto conmigo en mi coche.
Yo era más alto, me dio bastante risa.
—Me llamo Harry—me cruzo de brazos y la miro.
—Sofía—levanta la cabeza para verme.
—Un gusto—la miro y me derrito.

Amanda presta mucha atención y me dice: —Eres fuerte Harry.
Levanto la cabeza para verla, se está mirando la uña.
—Gra...cias—digo no seguro.
—Mi esposo bueno... me dejó a los días de la muerte de mi hijo.
—No fue tu culpa—trato de consolarla.
—Lo fué... pero bueno, cuéntame de ti... ¿qué pasará?.
—¿Pasará de qué?.
—Londres....
—Oh... cuando reciba más noticias me... iré.
—No te vayas, bueno, yo estoy segura que Sofía despertará.
—Gracias Amanda pero.... tengo miedo.
—¿Miedo?.
—Que no despierte, la quiero conmigo.
—¿Cuánto duraron de novios?—pregunta.
—La conocí cuando tenía 16, ahora ya cumpliré los 21.
—A Sofía le queda mucho por vivir, son jóvenes y obvio que su bebé los necesita.
Sonrío y le pregunto: —¿qué edad tienes tu?.
—26.
—Wow—exclamo.
Amanda quería decir algo pero el llanto de Catherine hizo que cerrara la boca.
—Tengo que atender a mi hija—me levanto del sillón y camino a su cuarto, tomo la pañalera, me la cuelgo en el hombro y la tomo.
—¿Se van tan rápido?.
—Tenemos que irnos al hospital, quiero ver a Sofía.
La escuché suspirar. —Gracias por todo—le dije.
—De nada, espero vernos otra vez.
—Claro... nos vemos, y gracias por... tu sabes, Catherine.
—De nada—me vuelve a decir.
Salgo de ahí y me dirijo al coche, me meto y acomodo a mi hijita.
—Veremos a mami—le digo con una voz dulce mientras le pongo el cinturón.

Estaba todo callado, no había ni una sola alma, no veía enfermeras, solo estaba la recepcionista, caminé con Catherine, ella dormía en la carriola.
Ví que estaban los padres de Sofía, no los veía desde hace días, desde el accidente yo era el que gastaba sus parpados ahí esperando una respuesta.
—Harold—me dice su mamá, solo al escuchar el tono de su voz me entró la preocupación.
—¿Qué pasa?—pregunto.
—Es sobre.... Sofía.
—¿Sofía?—repito—¿qué pasó con ella?—trago saliba.
—Es mejor que lo veas por ti mismo....—me toca el hombro su padre.
Dejo a Catherine con sus abuelos, corro hasta el cuarto donde Sofía estaba hospedada.
No puedo ver... ¿QUÉ? ¡No! ¿POR QUÉ? ¡ESTO NO PODÍA PASAR! ¿Era un sueño? Quería morir.

5 Comments

Realtime comments disabled

jomezarmy 730 days ago

TIENEN QUE SER FELICESSSSSSSSS KLASJAKSLJSLA

jomezarmy 730 days ago

AAAAAAAAAAAAAY NO BYE CONTIGO CHUYINA, NOMAS ME DEPRIMES Y ME DEJAS LLORANDO AJAJAJAJ

threejerseybros 730 days ago

Te detesto por dejar el capítulo en esa parte. Te juro que me encanta esta novela, y amé como se conocieron Harry y Sofía *le cries*. Muah.

memorieneverdie 731 days ago

No no no!! Si muere Sofía llorare demasiado D: nose porque pero Amanda me da un aire a Caroline

sparemysins 731 days ago

Que hermosa la novela, ¿qué pasará? No puede morir :( tengo una duda, cuántos años tiene la bebé? Me gustó mucho la nove :)