Amo a la Condesa, pero amo más a mi hermano el coche