Señor, hay unos Homeros en mi trago