En el bar del baño al que fuimos el sábado, estaba este cartel: