Gracias Internet por recordarme que soy pobre.