Idolatro esos pendientes. Y sé que tú también.