En el salón de manga y comic de Valladolid, el día que hemos perdido a #Moebius