Los vientos rancios de esta soledad empiezan a volar por mi cabeza despeinada por la tristeza.