Y Waters, con el altavoz