Así estaba la Sívori antes del inicio del partido.