Hasta los cazadores de mito lo creen #yeta