Y para cerrar con broche de oro, Luis Ignacio, el Chicote Ayala