Cuando tienes una revista tijeras y nada que hacer