Un año y medio sin cortarme el flequillo. A todo cerdo le llega su San Martín.