Cuando el Lumer y yo estubimos en el Burguer King tomandonos el peor helado del mundo.