Con la luz del sol las nubes cogían unos tonos muy fotogénicos