Ya llegué Campeche, a  Casa Don Gustavo, qué cuidada están las fa chadas