A veces es mejor olvidar lo que sientes y recordar lo que mereces.