El objetivo es prevenir el cáncer de cuello de útero, y prevenir 2.000 muertes evitables anuales.